domingo, 20 de julio de 2014

“PESE A QUIEN LE PESE Y GUSTE A QUIEN LE GUSTE"


Uno de los problemas de “México, el país de los criollos para los criollos”, es que siempre, un puñado de poderosos iluminados, han tomado las grandes decisiones de la NACIÓN sin tomar en cuenta a TODO el pueblo.


Los “otros”, los nacos, indios, -¡vamos!-, como dijo la hija del Presidente, “la prole”, no cuentan, son masehuales que su destino es obedecer, acatar, callar y si acaso decir: “si patrón, para servir a usted”. Más nada, en este país nunca ha existido la DEMOCRACIA.


Durante el siglo XIX fue un reducido grupo de “gente de razón”, la que construyó “este país” a su modo y conveniencia.


A los descendientes culturales y raciales de los pueblos originarios siempre se les ha tenido totalmente excluidos de la toma de decisiones y de las oportunidades.


Solo han sido usados como carne de cañón en sus permanentes luchas fratricidas, voto duro para avalar su “opereta bananera” que llaman democracia, como mano de obra barata y como inconscientes consumidores de las porquerías y venenos chatarra que producen “los industriales criollos”.


La dinámica de las reformas estructurales, ha sido una burla grotesca, ilegal, anticonstitucional, entrega vergonzante de la soberanía ante los poderes fácticos y las empresas trasnacionales, en una palabra: traición a la patria.


“Ellos”, los Iturbide, Limantour, Alemán, Degortari, Ponce de León, Fox, Slim, Chuyffet, Ebrad, Chong, Meade, Chertorivski, Korenfeld, Videgaray, Coldwell, Massieu, Karam, Carstens, Penchyna, etc., etc., etc., son los que conducen este país, … “su país”. La Patria es de “ellos”, la Matria del pueblo.


“Ellos” toman las decisiones y el pueblo no puede opinar y menos cuestionar, ellos son “el poder y el saber”, nadie más que ellos, y solo ellos saben lo que es bueno para usted y el país.


La gente no sabe, no conoce, es ignorante. Pero en menos de 200 años han llevado a su país de mal en peor, especialmente en los últimos 32 años.


“Ellos” dijeron que debía tomar el gobierno los “tecnócratas” porque los políticos eran pésimos administradores y corruptos: los tecnócratas resultaron peor.


“Ellos” dijeron que era necesario expropiar los bancos, luego dijeron que era necesario “rescatarlos” y luego regalarlos a los bancos extranjeros: perdimos la soberanía financiera.


“Ellos” dijeron que había que entregar (reglar) las empresas del Estado, para que hubiera más trabajo, fueran más eficientes con precios más bajos: y se crearon las mafias corporativas y los multimillonarios rapaces.


“Ellos” dijeron que era necesario entrar al neoliberalismo y la globalización, que su país no podía quedarse atrás: perdimos la soberanía económica.


“Ellos” dijeron que era bueno convertir el país en una gran maquiladora, que ese era nuestro lugar en la nueva economía mundial: se destruyó la pequeña y mediana empresa.


“Ellos” dijeron que era necesario y bueno para su país entrar al TLC: se destruyó el Mercado Interno.


“Ellos” dijeron que se debería privatizar el ejido y modernizar el campo: perdimos la soberanía alimentaria.


“Ellos” dijeron que era necesario someterse política y económicamente a E.U.: quedamos aislados de Latinoamérica y perdimos el lugar en el mundo que se había ganado con la Doctrina Estrada.


“Ellos” decidieron que el PAN debía gobernar: se desfondó el sistema político.


“Ellos” decidieron que TELEVISA educara al pueblo: los niños aprenden de su bisabuelito “Chavelo”, los jóvenes de Gloria Terevi, las señoras de Laura Bosso, los señores de Brozo, los políticos de López Doriga y los intelectuales de Krauze.


Así es este país, amable lector. Los que saben …saben, y “ellos” saben qué es lo mejor para usted, para el pueblo y para el país (el de ellos por supuesto).


Ahora afirman con sobrada experiencia y elevada sapiencia, con una “larga cadena de éxitos y promesas cumplidas ampliamente al pueblo”, que: “Las reformas estructurales son lo que se necesita para superar las limitaciones “históricas e ideológicas” del país (su país).
Que usted tendrá mejor empleo, ganará más dinero, que bajarán los precios de la gasolina, el gas y la energía eléctrica, que habrá más empresas, más empleos y mejor pagados.


¡Vamos!, que nos espera un futuro próspero al entregar la riqueza energética a las voraces y depredadoras empresas transnacionales (lo mismo dijeron con el TLC).


Aunque los expertos, -nacionales y extranjeros-, afirman que es un gran error histórico, que el país ira a la quiebra sin el 80% de la renta petrolera.

      

“Pese a quien le pese y guste a quien le guste, la reforma va, dice Penchyna”.


Con sobrada arrogancia y prepotencia del mayoriteo del PRIANVE, aquí se hace únicamente lo que “ellos” dice. Si no piensa igual está usted totalmente descalificado por televisa.


Lo más seguro, amable lector, es que a final de este sexenio, “México, el país de los criollos y para los criollos” estará en su peor crisis histórica, en lo económico, político y social.


Los criollos saldrán huyendo, -como ratas-, a sus países de origen cargados de sus riquezas y estaremos peor que en 1821.



Dos siglos perdidos…”pese a quien le pese” o “haiga sido como haiga sido”, según Penchyna y Calderón.


lunes, 14 de julio de 2014

CON LA INDIFERENCIA DESBORDADA


Desde 1821 los criollos en la conformación “de su país”, han estado en una lucha fratricida sin cuartel. No ha sido, -por supuesto-, en la defensa de la soberanía, la independencia y la autodeterminación; por el contrario, los criollos siempre le han apostado a la entrega, hipoteca y venta “de su país” al capital extranjero. Sean liberales o conservadores, priístas o panistas.

 
Los desmanes y bajezas de Antonio López de Santa Anna, son un ícono en la historia de “México S.A.”, más no es el único traidor ni el más grande, pese a haber entregado a E.U. más de la mitad del territorio “de su país”. Aquí sobra gente de esta calaña.
 
Un amigo judío, que era un viejo comerciante del centro de la Ciudad de México en mi juventud universitaria, un día me dijo que el problema de México era su excesiva riqueza, “desde 1521 no se acaba y los extranjeros siguen llegando y siguen sacando”. Ahora que soy viejo,  pienso, ¡cuánta razón tenía don Nizon!
 
México, desde 1821, “ha sido de un puñado de criollos”, que siempre han hablado en nombre de “su país”, excluyendo “a los otros”, y disque han luchado por la mejora del pueblo que vive en “su país”.
 
 
En 1800, se supone que había un poco más de cinco millones de habitantes, y de ellos, solo se reconocían como “españoles” alrededor de 16 mil, para entender quienes tomaron las riendas de México, hemos de decir que en 1821, el 98% de la población eran analfabetos, es decir, mestizos e indígenas.
 

Y para 1910, de los 15 millones de habitantes del país, el 0.02% eran españoles, es decir, aproximadamente 30 mil.
 
En este país, “el país de los criollos para los criollos”, una minúscula fracción de familias extranjeras o de “orgullosa descendencia de extranjeros”, poseen la riqueza y el poder económico, político y cultural.
 
Actualmente de los 118 millones de habitantes, el 0.12 %, es decir 145 mil son millonarios, “gente bonita muy por arriba del nivel cero” de apellidos difíciles de pronunciar, vamos, “euro-mexicanos”, que celebran sus cumpleaños en monumentos nacionales y se ven favorecidos por el sistema.

Pero la elite de la elite son 2540 ¿mexicanos?, que son multimillonarios. Apellidos como: Slim, Azcárraga, Saba, Helú, Bailleres, Arango, Harp, en general todos ellos son descendientes de españoles, libaneses,  judíos, franceses, ingleses, etc.  
 
Estas ¿familias mexicanas?, que como dice mi querido amigo Enrique Galván, viven en el “penthouse” de la realidad, en donde nos les afecta, -por las alturas-, la miserable economía de “los hijos de la conasupo”.
 


Esta gente es la única que se verá favorecida económica y políticamente por las reformas constitucionales y sus perversas leyes. Se harán más y más ricos. Seguirán teniendo al sistema político bajo sus órdenes, a los tres poderes como serviciales y solícitos empleados, y a los capitales extranjeros como sus socios.
 
El periódico “La Jornada” apunta el viernes 11 de julio: “El despojo de tierras privadas, sociales e incluso públicas en favor de las empresas extranjeras que llegarán al país a explotar el petróleo y la electricidad, aspecto que ya está incluido en la ley de hidrocarburos, se amplía en la ley de órganos reguladores coordinados en materia energética, cuya discusión se agotó anoche en comisiones en el Senado.”

Será, tal vez, el detonante de un estallido social anunciado. La traición, torpeza, ilegalidad, inmoralidad, deshumanización de la clase política mexicana, en su expresión más baja y ruin, obligará a los ciudadanos de este país (de criollos para los criollos), de tratar de defenderse del despojo y la injusticia anunciada.
 
Sin embargo, la Historia de México nos indica que las luchas armadas han traído muerte, dolor, destrucción y todo, todo ha seguido igual.
 
Ese es justamente el problema. Un estallido armado no resuelve nada y en cambio agranda los problemas.

El problema es que ante la traición a la patria, la gente común, -los hijos del canal de las barras y las estrellas-, mantiene “una indiferencia desbordada”, como si nada les fuera a pasar.
 
Usted, qué opina, amable lector.
 
 
 

lunes, 7 de julio de 2014

LOS NUEVOS MEXICANOS


 
Lo que hoy es México, se creó hace dos siglos en 1821, sobre las bases de lo que fue el Virreinato de La Nueva España que duró tres siglos, y el Virreinato se creó sobre los cimientos de una de las seis civilizaciones más antiguas del mundo que duró 75 siglos aproximadamente, desde la invención de la agricultura hasta la invasión europea.


 
En 1821 los criollos crearon su país en el que excluyeron a los mestizos y a los indígenas, -solo los usaron-, que eran la absoluta mayoría.
 
 
Desde la misma fundación “de su país”, los criollos iniciaron una feroz lucha fratricida pues se dividieron en dos bandos que hasta la fecha están enfrentados. Dos formas de “concebir su país”.
 

 
Si unos eran pro E.U. los otros pro Europa, unos republicanos los otros monárquicos, unos liberales los otros conservadores, si unos son del PRI los otros son del PAN.
 
 
En lo único que han estado de acuerdo, es en condenar a la pobreza a los pueblos originarios y a los mestizos, así como, destruir y desvalorizar su milenaria cultura.
 
 
El modelo económico, -de unos y otros-, desde 1821, es que sean los capitales extranjeros los que “salven a su país”.
 
 
Los criollos ponen a la disposición de los capitales extranjeros la mano de obra casi esclava,
 

abren las puertas a la depredación de los recursos naturales.
 
 
Sacrifcan el Mercado Interno en favor de las ganancias del Mercado Externo.
 

 
México está dentro de las 20 economías más poderosas del mundo, ocupando el lugar 14º, y sin embargo, es uno de los países con el salario más bajo proporcionalmente, esto es, empresarios y comerciantes muy ricos, y trabajadores muy pobres.





Pues bien, el punto de este artículo es que en 40 años se ha creado “un nuevo mexicano”.
 
 
En efecto, la base cultural de los 75 siglos de cultura indígena,
 
 
sumados a los 3 siglos de resistencia cultural en contra del imperio español,
 
 
más el siglo y medio de apropiaciones culturales de los pueblos indígenas y campesinos de la Independencia a 1975,
 
 
crearon en su conjunto un mestizaje muy sólido y funcional, que definió en todas las regiones culturales del país, “nosotros propios y corazones verdaderos”,
 
 
se creó un país pluricultural, plurilingüístico y pluriétnico a pesar de la neocolonización cultural.
 
 
Para mediados del siglo XX, los mexicanos hermanos verdaderos y diversos, producto de la fusión de muchos pueblos y culturas, no solo la hispana.
 
 
Las culturas populares respondían a 80 siglos de Desarrollo Humano.


Veamos los números, en 1970, el 70% de “los mexicanos” vivían en el campo y su cultura era rural, con apropiaciones y adaptaciones que podríamos considerar “normales” o producto de decisiones propias.
 
 
Las tradiciones, fiestas, usos y costumbres, la forma de concebir el mundo y la vida, tenía su base en esos 80 siglos de historia.

 
Sin embargo, a partir de que los dueños del dinero (los mercaderes), decidieron implantar a nivel mundial la tecnocracia primero,
 
 
luego el neoliberalismo y finalmente la globalización económica, resulta que en el México actual, el 70% de los habitantes viven en zonas urbanas.
 
 
Es decir, en menos de una generación a la gente “la obligaron” a irse a vivir a las ciudades.
 
 
Con qué fin, con el fin de explotarla mejor.
 
 
Porque un familia rural tiene su casa y su tierra, y qué comer de cualquier manera, hasta de solo nopales,
 
 
pero en las ciudades tiene que vender, -a muy bajo precio-, su fuerza de trabajo para alimentarse con comida chatarra y procesada.
 
 
Malignamente se destruyó la vida y la producción  rural para obligar al pueblo a vivir como esclavos hacinados y miserables como mano de obra barata en las ciudades.



 

Este nuevo mexicano, útil para la generación de riqueza, en 40 años le han quitado los 80 siglos de saberes y culturas ancestrales.


 
Le han quitado su ancestral cultura popular y le han impuesto una CULTURA POPULACHERA COMERCIAL.
 
 
Le han quitado sus conocimientos, sus Valores y Principios, sus tradiciones, costumbres y sus fiestas.
 
 
Lo han vuelo consumista, ignorante, vulgar, individualista, libertino e irresponsable.
 
 
Este “nuevo mexicano”, es EDUCADO por “Televisa/sep/TVAZTECA” y la radio comercial.
 
 
Dejó de tener cultura campesina y jamás llegará a tener cultura occidental urbana, quedando como un proletario desculturizado, vulnerable, dependiente e ignorante.  


 
Este “nuevo mexicano” es patriotero, grillo, corrupto, abusivo y cínico.
 
 
Sus paradigmas existenciales los toma de la televisión y la radio, sus modelos para vivir, es decir, vestir, hablar, comer, amar, divertirse.
 
 
Su proyecto de vida es tener dinero, ser güerito y “ ser siempre feliz”, como Paco Stanley.
 
 
Sus maestros son Brozo, Vulgarcito, Laura Bozzo, Carmen Salinas, Eugenio Derbez, Chavelo.
 
 
Sus gurús, López-Doriga, Alatorre, Gómez Leyva, Micha, Ayala, etc. 


 
En menos de 40 años se ha creado al “nuevo mexicano” para el beneficio de un modelo económico inhumano e injusto, que genera dolor, violencia y desolación.
 
 
Usted, qué opina, amable lector.