jueves, 26 de julio de 2012

No importa quién gane las elecciones...




Estamos viviendo una época de globalización que empezó con la invasión de Europa a África,  América y posteriormente Asía. En efecto, los mercaderes durante la Edad Media invadieron silenciosamente Europa, llegando de Medio Oriente y se afincaron alrededor de las grandes fortalezas de los reyes y señores feudales para fundar los burgos.



Posteriormente, cuando tenían el control total del comercio y la naciente banca europea, fundaron Estados Unidos como el primer país que impulsaría la toma del control planetario. Primero fue el reino de Francia en donde los mercaderes, prepararon el primer “golpe de Estado”. 



Cayendo Francia siguieron los demás reinos europeos que dejarían de ser monarquías y pasarían a ser “repúblicas democráticas”, en donde los mercaderes podían asumir el poder a trasmano por medio de “la política y los partidos políticos”.


Todo el movimiento que prepararon los mercaderes para el fin de una era, desde la creación de la masonería para formar cuadros de dirigencia en su “nueva organización social”, pasando por la creación de los “intelectuales orgánicos”. 



Que en este caso comenzaron siendo los enciclopedistas, hasta la creación de una nueva casta que les hiciera el trabajo sucio a favor de sus intereses, los políticos, preparaba el “nuevo orden mundial”.

Robespierre vs Fouche


Es ahí donde nacen los políticos y los partidos políticos. Estos juegan el papel de esquiroles de la sociedad. Su papel es prometer el trabajo por el bien común, por lo cual piden los votos y, obteniendo el poder “democráticamente”, sirven a los intereses privados de quienes anónimamente los financian. 



Los políticos y los partidos políticos “parten y enfrentan” a la sociedad. Su labor es dividir y enfrentar para debilitar.



La lucha es muy clara y sencilla. Se enfrenta el interés común y el bien público, en contra del interés privado y la iniciativa privada. Más nada, eso es todo en el fondo. Los mercaderes han secuestrado el bien público más valioso de una sociedad que es justamente su gobierno. 



La gente ingenua o maliciosamente entra al juego político, como si fueran equipos de futbol los partidos políticos. Creen lo que les dicen a través de los medios sin la menor pisca de suspicacia, “su ideología” es creada por la multimedia. O por puro y llano interés de tener acceso a las dádivas del poder, aunque sean migajas.



Y aquí está el verdadero problema, se nos ha engañado con una supuesta democracia griega que nunca existió como una panacea, porque los griegos fueron tribus de guerreros. El mito “de un gobierno del pueblo y para el pueblo”, es una mentira. 



En la democracia representativa de los mercaderes “el que paga manda” y el interés privado está sobre el bien público. Hay que abrir la mente y ver la realidad para desengañarnos.



En Europa se inició el acenso de los mercaderes. Con la creación de la primera democracia en E.U. que fue creada por capitales-intereses y no por personas e ideales. Estados Unidos es igual que Israel. 



Se crearon con la apropiación-invasión injusta de tierras ajenas y el exterminio de sus habitantes milenarios para crear un “frankestein”. Ahora E.U. e Israel son el hogar de los adoradores del “Becerro de Oro”. 



Están conformados por personas de diferentes países y culturas, unidas por el interés material y de consumo.



De manera que, “la democracia representativa”, es un instrumento de los dueños del dinero, que engaña a los pueblos haciéndoles creer que con “su voto” pueden cambiar el destino de ellos mismos, su familia y su comunidad. Totalmente falso e ingenuo. 



El sistema ha sido creado por los mercaderes y les sirve únicamente a ellos. 



No dejarán que un pueblo sea, en primer lugar CONSCIENTE, en segundo lugar educado, crítico e informado, y en tercer lugar, que se organice por él mismo para enfrentar al sistema, que está interconectado regional, nacional e internacionalmente de manera asombrosa y eficiente.



El sistema ha enajenado la VIDA humana, la ha reducido a la economía. Todo en este orden mundial impuesto por los mercaderes es hacer dinero. 



Hacer dinero de la alimentación, de la salud, de la educación, la religión, el deporte, el arte, de la sociedad, de la política y del gobierno. 



Todo se ha corrompido y ha perdido su “ESENCIA”. Se vive –en este sistema-, para hacer dinero y con ello comprar y tener para tratar de llenar el vacío existencial por la carencia de VALORES, especialmente espirituales. 



Todo es obtener dinero a cualquier precio y pasando sobre todos y sobre todo. Sea en el narco, en la empresa, el comercio, el campo o el gobierno.



Todos los partidos políticos, con todos sus políticos, sin distingos de color o supuesta ideología o países, son unos oportunistas, abusivos y corruptos. 



Todos hacen trampas y todos trasgreden la ley en los “juegos electorales”, porque todo es una farsa. 



Un juego amañado que se hace cada tres, cuatro o seis años para que los pueblos crean que ellos son los que pueden cambiar y dirigir a sus comunidades o países. 


 

Los partidos políticos y los políticos no ofrecen ningún cambio real a los pueblos, irían en contra de los intereses de sus financiadores. Todo es simulación y engaño.


Solo hay que ver la pobreza material y espiritual que están viviendo las personas de los países ricos y pobres. Solo hay que ver la corrupción social y la deshumanización. 


Solo hay que ver la destrucción, contaminación y depredación del medio habiente, la atmósfera, las aguas dulces, los mares, los bosques y selvas. La muerte de miles de especies en los últimos cincuenta años. 


Con solo eso, cualquier persona responsable e inteligente sabe que la democracia planetaria es un fraude y que está destruyendo al ser humano y al planeta.


No importa quién gane las elecciones en España, Grecia, México o Estados Unidos, los políticos TODOS, harán lo que les mande el interés del mercado y del capital.



Y lo harán, porque de no hacerlo, de ponerse del lado de sus pueblos los mercaderes, los dueños del dinero, de los bancos, las televisoras, los periódicos, las radiodifusoras, las grandes empresas, las empresas trasnacionales, la OMC, el BM, la ONU y demás instituciones supranacionales, es decir, EL SISTEMA, los hace polvo.



La verdadera pregunta que se debe hacer el ser humano inteligente, libre y consciente es: ¿existe otra forma de gobernar y administrar a los pueblos?, ¿existen otros valores diferentes al dinero y al consumo por los cuales debería vivir el ser humano?



En el pasado, cómo se lograron hacer las grandes civilizaciones sin la tecnología, la riqueza y el poder de hoy.


Será cierto que la democracia representativa es el estadio más elevado de organización social o nos han engañado y estamos viviendo una época de oscurantismo global.




No podrá caber la duda de que tal vez el ser humano en diferentes partes del mundo tiene una experiencia y sabiduría milenaria para que los seres humanos vivan mejor en sociedad.


La conciencia individual, la organización y responsabilidad social, los valores y principios perennes son el inicio del fin de este periodo histórico en que los mercaderes han tomado el control planetario y nos han envilecido en su locura existencial casi hasta el exterminio.



La VIDA en todas sus manifestaciones deberá vencer a “la democracia necrófila de los mercaderes”.


La conciencia espiritual, la visión sagrada del mundo y de la vida volverán a iluminar al planeta. La oscuridad está por llegar a su fin.




La VIDA no se va acabar y renacerá con todo su telúrica y cósmica fuerza, porque a final de cuenta somos parte de un TODO.  









2 comentarios:

Claudio Martinez dijo...

abrazo montevideano, buenos aportes

Bertha Martínez dijo...

GUILLERMO....
Me "fascina" tu forma.... eso quiere decir que en esencia comulgamos....
Me encantaría saber tu opinión sobre los calendarios mayas... tienes algo al respecto?
gracias
te aprecio mucho MUSHO
Bertha