sábado, 31 de agosto de 2013

“TANTO PECA EL QUE MATA A LA VACA COMO EL QUE LE ATA LA PATA”


Estamos viviendo una gran ofensiva mediática del Estado contra la lucha del magisterio integrado en la CENTE. Con todo el poder económico del gobierno y con el apoyo entusiasta de los consorcios de los medios de comunicación y sus obedientes empleados.



Se está realizando un auténtico “linchamiento mediático” en contra de los derechos y las ideas que defiende el magisterio. Cuando no se conoce la historia es muy fácil ser víctima del simplismo y la publicidad.



Ciertamente nada en este mundo es totalmente bueno ni totalmente malo, y nada es totalmente cierto o totalmente falso. Lo que es innegable es que la educación pública en México es un desastre. Y quien más sabe de esto es el magisterio, porque lo vive y participa de él. 




También tenemos que decir que, quien instruye al pueblo es la SEP y quien MAL EDUCA al pueblo es Televisa, porque instruir implica transferir conocimientos y educar implica formar VALORES.




Qué fue primero, “el huevo o la gallina”. Fueron los profesores los que “echaron a perder la educación” o fue el gobierno. 




La SEP se creó en 1921 con altos valores éticos, morales y académicos en un proyecto de nación compartido por todos. 




El profesor postrevolucionario se nutrió de los ideales que movieron a la nación en 1910. 




Sin embargo, “el PRI/sistema/gobierno” usó indebidamente al magisterio nacional para organizar las elecciones durante siete décadas y esto fue el principio del fin de la educación.




El profesor fue el IFE de muchas décadas y empezó a recibir “sus premios” otorgados por el sistema. Estaban perfectamente coordinados desde El Palacio Nacional vía el edificio de la SEP en la calle de Argentina, pasando por Bucareli y Av. Insurgentes Norte, 




los palacios de gobierno de los estados hasta llegar a la más pequeña y remota presidencia municipal. Y como en México todo es corporativo se creó un verdadero monstruo




El arquetipo del profesor mexicano triunfador fue Carlos Jongitud y después Elva Esther Gordillo. A tal punto que, la elección de Felipe Calderón estuvo literalmente en manos “de la maestra”.




Algunas de las “conquista laborales” que hoy defienden los profesores, fueron más bien “botín de guerra” de las luchas políticas y la corrupción del mismo sistema. 




Fueron las propias autoridades desde lo más alto de la federación hasta los gobiernos estatales los que les fueron dando lo que no nunca debieron dar… entonces hay más de un culpable” y “tanto peca el que mata la vaca como el que le ata la pata”.




Sorprende, que el gobierno sea “implacable, estricto e intolerante” con  la CENTE, y sin embargo, tan complaciente, laxo y desentendido con el sindicato petrolero –por ejemplo-, y aún con el mismo SENTE. Por qué a unos si y a otros no. 




O con las grandes corporaciones privadas, tanto nacionales como especialmente extranjeras a quienes les cumplen y atienden de manera obediente y obsequiosa todas sus exigencias… aún el no pagar impuestos o cambiar la propia Constitución.





Preocupa, la opacidad, ignorancia y falta de capacidad del Gobierno Federal y sus secretarios implicados en cocinar de la noche a la mañana una reforma tan importante, que hasta el texto firmado por el presidente tiene faltas de ortografía,  pero sobre todo preocupa el lenguaje prepotente e insensible, -por decir lo menos-, de algunos personajes del poder político y económico. 




Pareciera que no se dan cuenta de la tensión que vive la nación. Pareciera que no saben que la economía va en picada, que el gobierno PRISTA no ha podido sacar al país de la caída en barrena, en que lo metió el PANISMO. 




La “guerra de Calderón” se mantiene aunque se quiera ocultar mediáticamente. El gobierno está perdiendo gobernabilidad en varias zonas del país. 




El descontento por la falta de trabajo, inseguridad e injusticia está creciendo alarmantemente, día a día. 




Y ciertos políticos hablan como si México estuviera en paz, ordenado y productivo, y un grupúsculo de alborotadores trataran de desestabilizar “el paraíso democrático, justo e igualitario” que han construido los intereses de las grandes corporaciones y los corruptos partidos políticos que históricamente han traicionado al pueblo de México. 





Visitewww.toltecayotl.org 



     

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente crónica.

Ricardo Gutiérrez Hermosillo dijo...

DEonseq

Anónimo dijo...

La pura verdad aunque duela

Anónimo dijo...

como siempre profe marin pone usted el dedo en la llaga

Anónimo dijo...

Gracias maestro Marín por su valioso artículo. A los compañeros de Oaxaca nos alienta este apoyo suyo. Saludos cordiales.