jueves, 5 de mayo de 2016

 Este es el nuevo libro que ponemos a su consideración sobre la Toltecáyotl y los toltecas, entendiendo por Toltecáyotl la suma de conocimientos e instituciones de los toltecas. Y de éstos, entendidos como un grado de conocimiento de la Toltecáyotl y no entendidos como cultura y menos como etnia. Aquí ponemos la presentación y el prólogo del libro, pero los invitamos a que lo descarguen gratuitamente y completo en formato PDF de: http://www.toltecayotl.org/tolteca/index.php/2014-03-30-23-46-16/libros/7612-toltecayotl-sabiduria-ancestral-tolteca
 

P R E S E N T A C I O N.
Este es un pequeño gran libro. Su contenido es sugerente, apasionado y trascendente.  Su  autor,  Guillermo  Marín  Ruiz,  propone  una    visión  renovada de nuestro pasado indígena, para entender mejor la ancestral herencia  que corre  por  nuestras  venas.  Es  el  México  Profundo,  en similitud con el concepto acuñado por el maestro Guillermo Bonfíl, que no  alcanza  a  ser  entendido  y  asumido  por  los  mexicanos  de  ahora, aunque  convivimos  con  el  todos  los  días.  Pero  es  el  pasado  que  nos marca y define. Oswaldo García Criollo. Universidad José Vasconcelos de Oaxaca.
 

Quiero por este medio expresar mi admiración, agradecimiento y respeto  por  el  trabajo  que  a  través  de  años de  investigación viene haciendo el compañero oaxaqueño Guillermo Marín. Pasando por encima  de las barreras  puestas  por las instituciones coloniales  existentes  y  con  gran  sacrificio  personal,  Guillermo viene  reconstruyendo  los  saberes  que  el  genocidio/epistemicidio contra  los  pueblos  del  Anáhuac  y  el  Tawantinsuyo  por  más  de 500 años de colonialismo han intentado destruir. Ramón Grosfoguel.
 

Su  reconstrucción  de  los  saberes  toltecas  nos  invitan  a  pensar más    allá    de    las    categorías   patriarcales    y    coloniales    que caracterizan  el  pensamiento occidental centrado en la “razón” y
en  el  olvido  del  otro  campo  de  percepción  del  conocimiento  que es energético e intuitivo/femenino. 
 

Este  pensamiento  colonial  destructivo  de  la  vida  centrado  en hombres  occidentales  rompió  el  sentido  holístico  e  integral  que ha   caracterizado   los   saberes   humanos   desde   la   antigüedad pasando por todas las civilizaciones existentes antes de 1492. 
 



Con  la  expansión  colonial  que  produjo  la  civilización  occidental destruyeron  todas  las  otras  civilizaciones  anteriores erigiéndose así en la única civilización existente a nivel planetario hoy.
 



Así pasamos de los pensamientos de la dualidades integradas en un   todo   más   amplio,   al   dualismo   que   separa   y   destruye   el todo.  Ese  dualismo  está  en  el  centro  de  la  destrucción ecológica de   la   vida   (humana   y   no-humana)   hoy.   Toda   la   tecnología producida por la civilización occidental está construida a partir de la  cosmovisión  dualista  cartesiana  que  separa  de  forma  artificial la "naturaleza" de lo "humano".
 
 De  ahí  se  construye  un  mundo  donde  todas  las  formas  de  vida  y existencia no-humanas son vistas como inferiores, exteriores a lo humano  y  subordinadas  a  la  razón  instrumental  de  ser  simples medios  hacia  otros  fines.    Toda  tecnología  construida  a  partir  de esa  racionalidad  dualista  occidentalo-céntrica,  lleva  en sí  misma la  destrucción  de  la  vida  porque  no  ha  pensado  la  reproducción de la vida.
 

La  gran  catástrofe  planetaria  que  vivimos  hoy  está  constituida por  este  pensamiento  dualista  destructor  de  la  vida.  De  ahí  la urgencia   del   trabajo   de   Guillermo   Marín   de   reconstruir   los saberes  perdidos  por  la  colonización  que  tanta  falta  nos  hacen hoy  día  para  pensar  en  otra  civilización  posible,  es  decir,  para producir  las  categorías  que  nos  permitan  la  construcción  de  una nueva  civilización  planetaria respetuosa  de  todas  las  formas  de vida con el objetivo de construir  “un mundo donde otros mundos sean posibles”.
 

 En  este  espíritu  es  que  le  doy  la  bienvenida a  su  nuevo  libro  La Toltecáyotl.  Muchas  gracias,  al  maestro  y  hermano  Guillermo Marín.
Dr. Ramón Grosfoguel Universidad de Berkeley, Cal. 
 
 
 
 
 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Don Marín, permítame felicitarlo por su nuevo libro y sobre todo por su generosidad, poca gente que escribe permite gratuitamente que la comunidad acedad a su trabajo. Es muy relevante que una universidad prestigiada como la UNIVAS acoja su investigación y más relevante aún, que un intelectual de talla internacional le haya escrito el prólogo y se refiera a usted como su amigo y "maestro". Es usted una honra para Oaxaca y para los profesores oaxaqueños con quien tanto trabaja usted. Profesor jubilado B.L.J.