sábado, 22 de octubre de 2016

EN ESTE PAÍS TODO MUNDO HACE LO QUE QUIERE…sí puede.


La historia de este país, se puede dividir en dos partes: la historia propia y la historia ajena.
En efecto, desde la invención de la agricultura, el maíz y la milpa, en el año seis mil aC., hasta 1519, es la historia propia-nuestra.
Y de 1521 hasta nuestros días la historia ajena, que surge con una invasión, conquista, Colonia y un periodo necolonial los últimos dos siglos.
Así pues, podemos decir que las Instituciones, Leyes y Autoridades “propias-nuestras”, fueron brutalmente destruidas y en su lugar se impusieron, a sangre y fuego, nuevas Instituciones, Leyes y Autoridades que crearon los colonizadores para regular la explotación de los invadidos y sus cuantiosos recursos naturales.
De modo que los conquistadores no trajeron las leyes, autoridades e instituciones de España, sino que crearon otras diferentes para regular la extracción de la riqueza. Por eso tenemos un país neocolonial, con leyes, autoridades e instituciones de carácter colonial.


Hernán Cortés ha sido, y sigue siendo, “el modelo del emprendedor exitoso” en estas tierras desde 1521.
Llegó pobre y a la aventura, en poco tiempo se había robado más oro que el que tenía el rey de España.
Pero lo mismo se puede afirmar de algunos super millonarios de México actual, que sus familias llegaron al país en el siglo pasado sin un quinto, y ahora están en el ranquin de los más ricos del mundo.


En este país, desde 1521 nadie respeta a las instituciones, las leyes y a las autoridades, comenzando con las propias autoridades de los tres niveles.
Porque, en este país, TODO MUNDO HACE LO QUE QUIERE…SI PUEDE.
El poder, es decir, el gobierno, sus instituciones, sus leyes son para hacer dinero, sea robando, defraudando o haciendo obras para corruptamente inflar costos o de plano, hacer obras imaginarias con empresas imaginarias, con personas imaginarias, pero con altos costos muy reales.


A diferencia de otros países, especialmente los que han sido “colonizadores”, es más difícil robar o se hace de manera más hipócrita.
Las instituciones, leyes y autoridades se respetan o se aparenta más que se respetan.
En este país no es así.
Descarada y cínicamente, el que entra al gobierno, desde arriba o desde abajo, lo hace para robar y hacerse rico de la noche a la mañana.
En el gobierno roba el que puede, desde hojas de papel y lápices, pasando por predios, vehículos, mobiliario, hasta presupuestos enteros.
La norma es “el que no tranza no avanza”, “donde hay obras hay sobras”, o “la famosa ley de Herodes” y “un político pobre es un pobre político”.


Como en este país todo mundo hace lo que quiere…sí puede, pues, desde pasarse una luz roja, despachar kilos de 800 gr. o litros de 850 ml.,
apartar cajones para estacionamiento en la vía pública,
no respetar una fila,
el rebasar por la derecha,
evadir impuestos,
cobrar de más,
violentar a mujeres, ancianos o niños,
hasta robar al erario;
casi todo mundo, en este país… “hace lo que pude”.


¿Y a quienes les conviene esta nueva cultura que recién trajeron los conquistadores hace apenas cinco siglos?
¿A quién le conviene que no se respeten las leyes, las instituciones y las autoridades?
Pues justamente, sí usted, amable lector lo analiza, es a los verdaderamente poderosos.
Porque en un país, en el que todo mundo hace lo que quiere…los poderosos pueden hacer absolutamente todo cuanto quieren. TODO.


Puede un poderoso volverse super millonario de un día para otro si le regalan una empresa paraestatal.
Puede comprar un puesto público,
dese una humilde presidencia municipal hasta de las más grandes alturas.
Puede apropiarse de terrenos de la nación o despojar a pueblos de tierras comunales.
Puede comprar playas, islas o destruir impunemente manglares o arrecifes.
Pude congelar leyes que atenten en contra de sus intereses.
O abusar de los empelados sindicalizados y vivir como rey.
Pude contaminar, talar, destruir, construir, depredar, envenenar, explotar
O puede comprar un reconocimiento nacional
o exterminar, hasta asesinar, secuestrar,
desaparecer un medio de comunicación o a un periodista;
puede hacer lo que quiera…simplemente porque PUEDE.
Los que “no pueden”,  pues simplemente no pueden,
se tienen que conformar con soñar hacer lo que quieren
o ser “pre-potentes”.
Los que PUEDEN... son potentes de verdad.
Y usted, amable lector, “qué hace” y qué piensa.
 
 
 
 

2 comentarios:

Jorge Calderon dijo...

:-(

Fernando Manríquez González dijo...

En México los ricos son de TODOS lados MENOS mexicanos, cuanta ironía. Españoles, europeos, judíos, árabes, etcétera pero nunca se ve a mexicanos indios/mestizos, a pesar de que estos últimos constituimos el 90% de la población.

Eso es una prueba (cuando extranjeros tienen el poder) clara de que México NUNCA dejo de ser una colonia ni política, económica, social o culturalmente. Y a una colonia como bien lo dices Guillermo, se le hace lo que quiera, como repartiéndose un pastel. El colonialismo mental es BRUTAL, muchos mexicanos no se aceptan como son, cabello oscuro, piel bronceada, rasgos indios. La tele "mexicana" alimenta a toda esta alienación pues es unos de los medios MAS RACISTAS del mundo, mostrando casi exclusivamente a puros guerillos. Fuera de México y Latinoamérica este fenómeno no se da en NINGÚN otro lugar del mundo, es exclusivo a nuestro sub-continente.