martes, 18 de enero de 2011

LA DISPUTA DEL PENACHO DE MOCTEZUMA



Desde 1521 los que han tenido en el poder en lo que hoy es México, nunca han estado de parte de los valores, principios, conocimientos y sobre todo, del pueblo y cultura que han sido invadidos, colonizados y explotados.


                                         Hernán Cortés por Diego Rivera

Desde Hernán Cortés hasta Felipe Calderón, pasando por Agustín de Iturbide, Porfirio Díaz o Miguel Alemán, todos sin excepción han excluido a la milenaria civilización de sus planes de: cristianización, civilización, progreso, modernización, integración, desarrollo y globalización.

                    Porfirio Diaz por David Alfaro Siqueiros

Para los dueños del dinero en el poder, los pueblos y culturas originales a lo mucho han tenido un escaso valor turístico y folclórico, pero en general, han sido “la parte vergonzosa de su país”. Todo lo referente a las culturas originarias ha sido solo atraso, ignorancia y mal gusto. El Estado mexicano hasta principios del siglo XX le empezó a dar un minúsculo valor a las llamadas zonas arqueológicas.



De este modo, el descuido, el saqueo y la destrucción del Patrimonio Cultural de la antigua civilización del Anáhuac ha sido permanente. Los voraces saqueadores extranjeros y sus patrones, los museos y los coleccionistas se han robado todo lo que han querido impunemente.

                         Xokonoschtletl Gomora

El gobierno mexicano ha demostrado su tolerancia e indiferencia y hasta complicidad en la devolución a la nación del patrimonio extraído ilegalmente del territorio nacional. El largo y tibio asunto de “la devolución del Penacho de Moctezuma” por parte de las autoridades austriacas, nos demuestra que al Estado Criollo no le interesa recuperar un símbolo de una “identidad cultural que rechaza y niega”.

                  Nahui Papalotl símbolo tolteca del equilibrio 

El Estado mexicano no solo debe luchar por reintegrar el Patrimonio Cultural anahuaca extraído del país, sino fundamentalmente debería iniciar una campaña nacional permanente para re-significar, re-valorar e incluir en la formación y educación de los mexicanos, el maravilloso legado de sabiduría en valores y principios humanos, que tiene la civilización del Anáhuac.



Esta civilización, por más que se quiera excluir, extinguir y dar por muerta y desaparecida, sigue viva y vigente. Que la cultura dominante y los criollos en el poder económico y político no la quieran ver, no significa que no exista. Que no esté en la televisión comercial no quiere decir que está muerta. O dicho a la manera del Dr. Guillermo Bonfil Batalla. El hecho que el “México imaginario” no vea y no tome en cuenta en sus diversos modelos de desarrollo al “México profundo”, no quiere decir que éste no exista.



Ante la crisis del modelo económico-político global y el derrumbe del Estado Criollo del “México imaginario” por incapacidad y corrupción, es necesario buscar una solución de raíz, que resuelva desde la base los problemas de injusticia, violencia, explotación y exclusión que ha sufrido los pueblos que viven en lo que fue el territorio del Anáhuac y que hoy los criollos llaman “México”…como si todos fuéramos “mexicas” de Tenochtitlán.



Los estallidos sociales de 1810 y 1910, independientemente de los intereses económicos-políticos que los promovieron circunstancialmente, tuvieron eco en “el gran pueblo” por los altos niveles de injusticia, miseria y explotación que han vivido en estos casi cinco siglos de colonización y neocolonización.



El punto es que ante la inminente explosión social, vemos con preocupación venir, debido a la ceguera, insensibilidad e incapacidad de la clase dirigente (económica y política), que el pueblo por tercera vez estalle violentamente para que después de un baño de sangre y destrozos sociales, todo cambie para que todo siga igual, como sucedió en 1810 y 1910.



Necesitamos tener otra “noción de Estado”. No podemos y no debemos seguir importando modelos políticos, económicos y sobre todo ideológicos del extranjero. Los pueblos y culturas de este país poseemos uno de los legados de sabiduría en cuanto a la organización social más antiguos de la humanidad. Y podemos afirmar, que logramos el más alto grado de desarrollo humano en la historia del planeta en el periodo conocido como Clásico (200 a.C a 850 d.C).



No se trata de “volver al pasado” y ponernos plumas y tocar el huehue en las pirámides. Se trata en cambio de re-pensar, diseñar, construir una nueva sociedad con la milenaria experiencia de nuestros antepasados. Con sus perennes valores, principios, actitudes tanto en lo individual, como en lo familiar y sobre todo en lo comunitario. Una nueva sociedad con lo mejor de nuestro pasado y lo mejor de nuestro presente global.



Necesitamos reconstruir los valores de la vida, el ser humano, la familia y la sociedad. Re-diseñar la razón y el propósito social de la existencia del Estado. Formular un nuevo “propósito social”. Retomar al gobierno como “el bien público” más valioso del pueblo. Actualizar y geralizar en los tres niveles de gobierno “el mandar-obedeciendo” del servicio público en el ejercicio de la "democracia participativa". Volver a la esencia de la educación ancestral para formar “rostros propios y corazones verdaderos” en la infancia y la juventud. Re-plantearnos el trabajo comunitario en la construcción de una nueva sociedad en la que se acaben para siempre “los vencedores y los vencidos”.



Tenemos que revisar profundamente los valores de la honestidad, el bien público, la verdad, el servicio comunitario, la palabra, la solidaridad, la rectitud, la tolerancia, el respeto a la autoridad. Revisar el valor de la responsabilidad, tanto existencial de carácter personal, como familiar, comunitaria y de nación.



Estos y otros bienes culturales intangibles, heredados de más de siete milenios y medio de desarrollo humano, son los que debemos de recuperar, preservar y acrecentar para que todos tengamos “una vida mejor”. No solo el “Penacho de Moctezuma” o las zonas arqueológicas convertidas en vulgares centros turísticos, como “disenylandias prehispánicas” para atraer dólares y hacer más ricos a los ricos.



El futuro de nuestra sociedad y de nuestro país indiscutiblemente se encuentra en su pasado ancestral. Este tesoro no es material y nunca lo han podido ver o no lo han querido ver los colonizadores. Este tesoro esta vivo y vigente en “los sujetos” que son la continuidad de “Los Viejos Abuelos”. Está presente en el fondo de nuestro corazón y nuestra adormecida conciencia de ser.



El desafío de nuestros difíciles tiempos es “activar el banco genético de información cultural”, que esta presente en cada persona que vive en esta milenaria tierra sagrada. Activado ese banco de información llegará a nosotros como un torrente, toda la sabiduría y experiencia acumuladas en más de sesenta siglos de decantar nuestra materia y afinar nuestro espíritu en comunidad y equilibrio con la naturaleza.

                             Mayor información http://www.toltecayotl.org/

18 comentarios:

LATIN dijo...

Muy interesante, estoy totalmente de acuerdo.
Con gusto te ayudo a difundirlo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

De nuevo te mando un cordial saludo lleno de envidia de la buena por supuesto, por la claridad de tus argumentos.

ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON TU PROPUESTA Y CON GUSTO LA DIFUNDIRE.

A proposito, existen muchas mentes torcidas por ahì que escriben lo contrario, uno de ellos es tu tocayo Carlos Marin, leiste su editorial acerca del penacho¿¿?? en milenio.

Recibe un fuerte abrazo.

Alejandro

Anónimo dijo...

Es un placer conocer a personas que valoran lo que fuimos (cultura) y lo aprecie. He sido un admirador de nuestros viejos abuelos, a tal grado que tengo colecciones de piezas antigua de la región del golfo. Ojalá y sigamos compartiendo nuestro gusto por lo pasado.
Víctor.

Anónimo dijo...

Qué gusto Prof. Marín el revisar el E-mail y leer un artículo tan interesante como lo es "La disputa del penacho de Moctezuma". Que profunda tristeza se puede sentir al observar que la actual visión del mexicano es la de negar su pasado, y ensalzar todo lo que sea "Yankee", que funesto es el contemplar a esas grandes razas del Anáhuac reducidas a mendigar unas monedas, y lo más terrible... es el desprecio y marginación que las razas mestizas ejercen sobre ese remanente aun puro de nuestros antepasados. ¡Excelente artículo Prof. Marin!

P.D.
¿Cómo puedo conseguir algunos de sus libros?
Oscar.

Anónimo dijo...

puras nacas mariguandas de exaltados decadentes...ya se los llevó el tren, de esta no se levantan.
jajajajajaja
El Santo.

Anónimo dijo...

Además del contenido de este mensaje, la colección de imágenes es fantástica. Gracias por este envio.
Rodrigo.

Anónimo dijo...

al leer tu artículo, me llegan sensaciones de indignación, orgullo, rabia.
yo creo en las cosas que dices, a veces pienso que somos pocos, ya que al menos en mi circulo social a nadie le interesa nuestra raíz.
yo me encargo de difundir esto.
gracias y seguimos.
Alberto.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la información tan importante, sigo leyendo y cada vez me hago mas fuerte ante estos colonizadores, es una propuesta sin duda tan llena de razón, que me da mucho gusto participar en la difusión de este escrito, te mando un gran saludo y esperemos ver mas aportaciones a para nosotros como tu lo haces, la gente joven lo necesitamos mucho, a razón de que estos gobernantes demuestran sus actos para sus intereses personales, y no para la del pueblo.

De nuevo felicidades y gracias por compartinos estos conocimientos.

SALUDOS:::Luis C.

Anónimo dijo...

Estimado maestro Guillermo Marín.
Es muy importante su perspectiva en relación a nuestros ancestros, a nuestra cultura originaria, a los viejos abuelos. Creo que todos los mexicanos deberíamos sentir ese amor profundo a lo nuestro, esta identificación con lo propio, lo que sería completamente natural, si simplemente conociéramos mejor este pasado ancestral que continúa vigente, y si conociéramos la historia de dominación colonial y neocolonial que lo ha negado sistemáticamente.

Le felicito cordialemente por sus importantes contribuciones para que lo anteior sea posible.

Muchas gracias y saludos
Felipe

Anónimo dijo...

Gracias Guillermo, pues he encontrado los libros en la pagina web y estoy absorto leyendolos y desarrollado conocimiento.
Las palabras ahi puestas tienen un valor incalculable.
Gracias.
Alejandro.

Anónimo dijo...

Estimado Guillermo:
Como siempre, he leído con gran placer tu extraordinaria aportación, y una vez más encuentro grandes coincidencias con mis propios sentimentos. Si no descendientes directos, sí somos herederos de una de las culturas originarias más notables del planeta. Desafortunadamente, poco es lo que sabemos de ellos, y nos dejamos llevar por la opinión colonizadora de que eran pueblos salvajes con una religión sanguinaria. Pero no es así: los logros culturales del antiguo Anáhuac ahí están, y en algunas áreas rivalizan con los "avanzados" conocimientos actuales. Es causa de orgullo para nosotros, sus herederos, el saberlo. Y siempre son necesarios aquellos que, como tú lo haces, difunden a los cuatro senderos las excelsitudes de los abuelos de nuestros abuelos. Ciertamente no podemos aspirar como nación a regresar a la forma de vida de los anahuacos, pero si podemos tomar como modelo su fortaleza social y moral para oponerla al continuo avance de la violencia y las evidentes muestras de desintegración de nuestra sociedad actual. Ojalá que los antiguos dioses lo permitan.
Saludos de tu amigo
Ometécpatl

Anónimo dijo...

Muy interesante. Difiero en algunos puntos de tu crítica al estado mexicano. Pero defendería hasta la muerte tu derecho a decirlo.

Anónimo dijo...

¡Como os gusta hacer el indio, panchitos! Producís risa y vergüenza ajena. El régimen del venezolano Chávez sería el colmo del libertinaje si vuestro indigenismo totalitario (que no es más que un racismo a la inversa) triunfara. Me la peláis.

Un Gallego.

Anónimo dijo...

Detesto todo lo que escribes...púdrete patán tercermundista, resentido social, levanta ratones y cucarachas podridas. No tenemos la culpa de que hayas nacido en un petate. Muerto de hambre envidioso.
Beatriz.

Anónimo dijo...

Marín, no se como tienes estómago para dejar que gente estúpida ponga estupideces en los comentarios del blog.
No peques de “democrático y abierto”, las aberraciones son aberraciones y donde no existe inteligencia solo se encuentra m….. no dejes que “ensucien el blog”
Lector apasionado.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con mi colega apasionado, me sumo a su lícito argumento.
Lector indignado.

Gabriela clavo y canela dijo...

Sr. Guillermo Marín

Estoy de acuerdo con las ideas que plantea en su texto, aunque al final pensé en una cosa; a como están las cosas en el pais y debido a la pésima caluidad moral de nuestros gobernantes por las cuestiones indígenas, es mejor que el penacho siga fuera del país sería una pena saber que terminaría en casa de algún empresario o político. Al menos, creo yo, está mejor cuidado en el extranjero.

Saludos cordiales y yo también estoy a favor de que no autorice publicar los comentarios tan groseros de estos sujetitos.

Gabriela.

Anónimo dijo...

es que caemos en lo mismo, el mexicano no es capaz de cuidarse a si mismo de hacerse responsable, de tomar el toro por los cuernos pues, "sera mejor cuidado en el extranjero" que mejor vengan y nos salven los yankees o los franceses, por eso estamos como estamos esta sociedad malinchista por desconfiar de nuestras propias capacidades, porque no se podria preservar el penacho?


con respecto a los comentarios ofensivos ahi demuestra que es una persona sabia, los deja ladrar, se ridiculizan esas mismas personas que no salen del anonimato, cada cosa en su lugar lo lees y te sirve para distinguir lo estupido de lo razonable, si se fijan los que sacan un resentimiento rabioso son estos gachupines, el señor marin jamas emplea malas palabras no necesita y los anonimos criollos creen que caera en sus baratas provocaciones.

escuchen la cancion de caifanes "aqui no es asi" como encaja con estos temas, habla de la conquista, el mejor grupo de rock mexicano porque supo valorar la cultura originaria y darle un lugar en lo contemporaneo, pero que sin duda le da una mistica unica a estas melodias que si bien son comerciales no se degradaron, sino que son piezas enteras que se mantienen dignamente en la historia musical de este pais

y vienes desde alla donde no sale el sol donde hay calor, donde la sangre nunca se sacrifico por un amor aqui no es asi....