martes, 5 de febrero de 2013

EL ESPEJO ENAMORADO o repensando a Rubén Bonifaz Nuño.




No he de morir todo. Me has dejado
decir de tu presencia, me aseguras,
por eso, el no morir. Y las futuras
horas verán tu espejo enamorado.
RBN

Para mi caso, la historia de la descolonización inició a los 25 años cuando me fui a España en “búsqueda de mis raíces”. Durante un cuarto de siglo en mi casa, en la escuela, la TV y todo el mundo me hizo creer que yo, “era occidental y que tenía a un abuelito español”. 


Después de vivir dos años con los españoles me di cuenta que mis raíces más profundas no estaban allá. No era ni mejor ni peor que los españoles, tan solo profundamente diferente. La pregunta calló fulminante como un rayo, “entonces qué eres”. Algo en mí, me decía desde lo más profundo que mi raíz ancestral estaba en mi país. Lo que me hizo regresar en su búsqueda.


En ella he invertido tenazmente los últimos 36 años de mi vida y fue “la suerte” la que me envió a Oaxaca a trabajar en la Casa de la Cultura de Tuxtepec, ahí fue el comienzo. Posteriormente trabajando en la Casa de la Cultura de la Ciudad de Oaxaca, un día invité al Dr. Rubén Bonifaz Nuño a hacer una lectura poética (1982). El encuentro fue determinante y el Dr. Bonifaz se hizo un invitando permanente a Oaxaca y “una tea que no humea” para mí,  al inicio de la década de los años ochenta.


De mi experiencia en España regresé con la idea que “los mexicanos éramos indígenas en la forma de entender el mundo y la vida. Es decir, indígenas (todos) con rasgos occidentales y no occidentales con rasgos indígenas… que todo mundo trata de desaparecer. La amistad con el Dr. Bonifaz fue alimentando y afinando esta percepción, sumada al encuentro de trabajo, que luego se tronó de amistad e investigación con el Dr. Guillermo Bonfil Batalla en el año de 1985.


En 1987 escribí en el texto “Apuntes sobre administración cultural”, editado por la Casa de la Cultura Oaxaqueña, “Los pueblos de México tienen una herencia histórico-cultural de casi ocho mil años, de éstos, aproximadamente siete mil quinientos años se desarrollaron en el marco de las culturas indígenas, y por otra parte tenemos el desarrollo de una cultura mestiza en los últimos cuatrocientos sesenta y seis años.

  
Así pues, las culturas indígenas han jugado un papel relevante para conformar la filosofía, la psicología y la cultura de los mexicanos actuales y sus culturas regionales. Por lo anterior nos atrevemos a proponer que: los mexicanos somos indígenas con rasgos occidentales y no occidentales con rasgos indígenas, como nos creemos actualmente.

Encontrar lo indígena en nuestras formas culturales contemporáneas, es una tarea inaplazable. Reflexionar sobre lo indígena en nuestra forma de ser, no sería entender por indígena la marginación o un aspecto folcloroide.  Sería por el contrario buscar en la sensibilidad, en la espiritualidad, en nuestras formas de relaciones personales y con la naturaleza, en nuestras tradiciones y costumbres, en la “cultura popular” y en el subconsciente colectivo de nuestros pueblos.” 


Las lecturas y la amistad con la Maestra Laurtte Séjurné, así como la obra de Carlos Castaneda me habían sensibilizado para abrirme a “una realidad aparte”, pero tal vez lo más importante fue la enseñanza que me dieron los pueblos y culturas oaxaqueños. Podría decir, si temor a equivocarme que “nací espiritualmente” en Oaxaca hace 36 años y en gran medida la partera fue “la abuelita mazateca”.


Pero volviendo al Dr. Rubén Bonifaz Nuño, su sencillez, su humildad, pero sobre todo su finísimo sarcasmo de sí mismo y de la vida me cautivaron. En la primera vista a Oaxaca, en el aeropuerto para despedirlo le dije, “Maestro, vuelva pronto a Oaxaca para que lo tratemos como usted se merece”, -inmediatamente me contestó-, “Oiga usted, si regreso, pero me tratan como ahora, no como yo me merezco”.


Inmerso en la búsqueda de mi verdadero rostro y a partir de las intensas conversaciones sobre el tema, el Dr. Bonifaz me dedicó su libro “De otro modo lo mismo” con esta reflexión, “Para el licenciado Guillermo Marín Ruiz en homenaje a su noble búsqueda de la identidad mexicana; en reconocimiento a su generosa amistad.” Él fue quien me enseñó a ver el ángulo colonizador de la historia de la conquista y la “historia prehispánica”. A leer entre líneas los textos de “las vacas sagradas” de la historia, arqueología y la antropología.

 
Lo que no entiende los “cultitos” y los historiadores, arqueólogos, antropólogos y literatos integrados en el sistema colonial que fue justamente, el profundo conocimiento de “los clásicos grecolatinos” y su inmensa sensibilidad lo que le permitió penetrar al inconmensurable y maravilloso mundo de La Toltecáyotl, la sabiduría ancestral del Anáhuac. Esa es su proeza no entendida y si perseguida por el sistema académico y de investigación neocolonial criollo.


El aporte más importante del Dr. Rubén Bonifaz Nuño no fue su gran tarea de traductor de los clásicos, ni el tamaño inmenso de su poesía, ni sus inolvidables cátedras, sino la propuesta de ver nuestra historia y cultura de manera descolonizada. Tener el valor de evidenciar a los extranjeros y a los lacayos nativos que “estudian” nuestro pasado ancestral argumentado toda clase de mentiras y bajezas, denigrantes de nuestra grandeza ancestral.



“De esta suerte, valiéndose de análogas complicidades, los eruditos estadounidenses han formado, respecto de la cultura olmeca, un sistema de mentidas conjeturas cuyo cuyas principales características son el desdén y la ignorancia.

Condenable es eso, pero no es, en mi opinión, lo peor; lo peor consiste en que los estudiosos mexicanos, voluntariamente sometidos a una perversa forma de colonización extranjera, se sujetan, por lo común, a las sistemáticas equivocaciones de los eruditos estadounidenses, y las repitan y las confirman como verdades, acaso con el deseo y la esperanza de que éstos los tengan por iguales suyos.

De estos casos, por obvio principio de dignidad, no quiero ofrecer ningún ejemplo.”  (Rubén Bonifaz Nuño. 1995)


Fue Bonifaz Nuño el que predicó en el desierto una nueva visión de nosotros mismos, de nuestro pasado. Luchando contra lo dicho desde Hernán Cortés hasta Mel Gipson con su película Apocalypto, que es la misma historia solo que en el cine y a todo color. Bonifaz platea reconocernos en toda nuestra verdadera dimensión y entender que somos los que hemos sido y seguiremos siendo, y que este legado es lo mejor que tenemos para construir el futuro. Eso es justamente lo que persigue y censura el colonizador y por lo cual fue silenciado y negado en vida el Maestro Bonifaz Nuño. Esa es la verdad que no dicen los medios.


“...el hombre es el principio de la creación del mundo y el encargado de su preservación y su desarrollo hacia lo perfecto. Sobre esta concepción se edifica  a sí mismo, y edifica el mundo a su alrededor. Así es como construye la cultura de que somos, hasta hoy, exclusivos herederos.”  (Rubén Bonifaz Nuño. 1992)


La creación al final de su vida del “Seminario de Estudios para la Descolonización de México”, es el intento de difundir desde la UNAM una nueva forma de reconocernos y de entendernos, como herederos de una de las seis más antiguas sabidurías de la humanidad que no ha muerto y sigue presente y vigente en el “México profundo” y en el subconsciente de los mexicanos. Por esta posición ante la “intelectualidad criolla hispanista colonizada”, Bonifaz Nuño tuvo que enfrentar el rechazo de las instituciones, las vacas sagradas, los intelectuales y por supuesto, la sociedad dominante que es anacrónicamente hispanista e ignorante de sí misma.


“Victoriosas sobre las injurias y el desprecio de los extranjeros, se levantan aún las señales de aquel sistema espiritual de iluminación que construyeron nuestras antiguas ciudades.

Allí el urbanismo, la ingeniería, la arquitectura, la escultura, la metalurgia, la pintura, las artes todas, allí las ciencias, la matemática, la astronomía, la medición del tiempo, florecieron obedientes al mismo entusiasmo del hombre seguro de sí mismo, orgulloso de ser fuente y camino ascendente de la perfección de la vida. 



Cuando Bonifaz Nuño declara al periodista Carlos Martínez Rentería (La Jornada 5/02/13) Nosotros somos indios con una cultura occidental impuesta. Yo, como indio que soy, tengo que adueñarme de esa cultura, no para asimilarme a ella, sino para dominarla y usarla de instrumento de poder. De ahí que yo haya estudiado latín y griego, a los clásicos españoles; que pueda leer poesía en cuatro idiomas modernos.”  Deja clara su posición frente a la colonización y entendemos por qué los “colonizados intelectuales mexicanos” no pueden ni siquiera vislumbrar la grandeza y sabiduría de la Toltecáyotl. No la entienden porque ni siquiera entienden la cultura occidental de fondo, han sido siempre una copia mal hecha y sin sentido “del otro”, su colonizador. 



“Feliz, el hombre vivió y edificó durante cerca de 30 siglos el glorioso testimonio de su paso sobre la tierra. Fundamento ideal para la felicidad de los hombres actuales, la creación olmeca, es decir la maravilla de la cultura de Mesoamérica, permanece allí, multiplicada en obras que son ejemplo sin tregua. Y esa maravilla es herencia nuestra particular que nos honra y nos distingue entre todos.” (Rubén Bonifaz Nuño. 1992) 


Para los que afirman que con la conquista nos llegó “la civilización y la cultura”, el discurso de Bonifaz Nuño es veneno puro. Sus textos nos abren los ojos, nos dan luz y nos sacan de las mazmorras oscuras de la colonización mental y cultural. Encienden el fuego interno que ha estado apagado estos cinco siglos y nos dan fuerza y orientación en la batalla florida por la descolonización de México y los “mexicanos”.


“Y ahora júzguese el progreso del fenómeno cultural ocurrido en el territorio de Mesoamérica durante cerca de tres milenios; piénsese en la índole de la humana energía que poseyó la capacidad de edificar, entre otras muchas, las ciudades antes indicadas, ciudades en las cuales dieron flor y frutos las artes y las ciencias; donde la sabiduría sirvió de raíz y coronamiento a los gigantescos esfuerzos materiales requeridos por tal edificación.


Habrá que concluir que sólo una concepción moral plenamente optimista y feliz, habida por el hombre acerca de sí mismo y de su mundo, pudo engendrar el núcleo de esa energía incalculable. Una dichosa concepción humanista de veneración por la vida en la totalidad de sus manifestaciones”. (Rubén Bonifaz Nuño. 1992)


En la entrevista que le hace Carlos Martínez en 1988 dice, Mire, soy un hombre viejo, tengo 63 años. En este momento, en verso y en prosa, considero mi obligación decir lo que soy yo, como parte de un grupo de mexicanos, concretamente los pobres y los pelados, con la esperanza de proponer un camino de acción que parte de la educación, para que nos demos cuenta de quienes somos verdaderamente y podamos aspirar a realizarnos”.  Tengo el gusto y el privilegio de pertenecer a ese numeroso grupo de mexicanos que trabajamos en la educación, por la memoria histórica, la identidad cultural y la descolonización mental, guiados entre otros, por la sabiduría visionaria de Rubén Bonifaz. www.toltecayotl.org


Fiablemente recordaré al Dr. Rubén Bonifaz Nuño en nuestra última entrevista en sus oficinas de la Biblioteca Central de C.U. de la UNAM en 2010, cuando le fui a proponer abrir una corresponsalía en Oaxaca  del Seminario de Estudios para la Descolonización de México. Me dijo, “puede usted hacerlo Guillermo, pero debe pensar bien a lo que se va exponer, véame a mí, totalmente bloqueado y silenciado, la descolonización es un camino lleno de incomprensión y represión”.  

 

“Victoriosas sobre las injurias y el desprecio de los extranjeros, se levantan aún las señales de aquel sistema espiritual de iluminación que construyeron nuestras antiguas ciudades.
Allí el urbanismo, la ingeniería, la arquitectura, la escultura, la metalurgia, la pintura, las artes todas, allí las ciencias, la matemática, la astronomía, la medición del tiempo, florecieron obedientes al mismo entusiasmo del hombre seguro de sí mismo, orgulloso de ser fuente y camino ascendente de la perfección de la vida.

Feliz, el hombre vivió y edificó durante cerca de 30 siglos el glorioso testimonio de su paso sobre la tierra.

Fundamento ideal para la felicidad de los hombres actuales, la creación olmeca, es decir la maravilla de la cultura de Mesoamérica, permanece allí, multiplicada en obras que son ejemplo sin tregua.

Y esa maravilla es herencia nuestra particular que nos honra y nos distingue entre todos. (Rubén Bonifaz Nuño. 1992) 



Para conocer más sobre el trabajo del Dr. Rubén Bonifaz Nuño:






9 comentarios:

Claudio Martinez dijo...

muy buen aporte, no conocía al Prof. Rubén Bonifaz Nuño. Gracias

Anónimo dijo...

Maestro Marín, yo también soy uno de los muchos educadores que desde su humilde salón de clases trabaja con mis niños la descolonización. Los profesores comprometidos estamos trabajando en Oaxaca por la grandeza de nuestras raíces.
M.S.R.

Anónimo dijo...

Gracias querido Guillermo,
Don Rubén siempre ha sido habitante de mi corazón. Me gustó mucho el texto.
Abrazos.
Margarita Verduzco.


Anónimo dijo...

Muy pocas personas han entendido la obra del Dr. Rubén Bonifaz Nuño como tú Guillermo. Tienes muchas razón, lo mejor que nos dio, su fruto florecido fue la creación del Seminario de Estudios para la Descolonización de México desde la UNAM, solo que nadie habla de cómo el sistema lo neutralizó y acalló. Sigue trabajando, te lo agradecemos muchos mexicanos.

Anónimo dijo...

LE AGRADEZCO ENORMEMENTE LA INFORMACION QUE HASTA LA FECHA ME HA ENVIADO, SOY PROFESOR DE PRIMARIA BILINGUE EN LA ZONA ESCOLAR 142, EN TUXTEPEC, OAX., DONDE USTED DIO UNA CONFERENCIA QUE ME PERMITIÓ AMPLIAR MI PERSPECTIVA SOBRE EL FORTALECIMIENTO CULTURAL QUE DEBEMOS TENER CON NUESTROS PUEBLOS. NO TENGO MUCHOS CONTACTOS PARA DIFUNDIR SU INFORMACION, PERO ME BASTAN MIS ALUMNOS PARA SEMBRAR EN ELLOS LA INQUIETUD DE INVESTIGAR SUS ORIGENES Y QUE SE IDENTIFIQUEN CON SUS DISTINTOS PUEBLOS ORIGINARIOS. MIL GRACIAS POR SU APOYO Y ESPERO SEGUIR CONTANDO CON EL MISMO.
CESAR ROGELIO MORENO GARCIA.

Anónimo dijo...

Escribes puras sandeces, estás operado del cerebro

Anónimo dijo...

Claro, diafano, profundo...muy bien. Gracias. Gloria Martinez

Anónimo dijo...

En ciertos puntos tiene razón, pero lo que usted no entiende es que mucha poblaciòn ni es española ni Ahahuaca.Yo estarìa a favor de una ideologìa nueva que desechara el hispanismo colonizador, pero tambièn que borrara el toltecayolt lastre, que condeno a esos pueblos a vivir en el neolitico, casi a la par de los negros africanos...Digàme usted porque los chinos, arabes y japoneses, si tuvieron civilizaciones superiores a los mesoamericana?...Este mundo es una constante guerra de dèbiles contra fuertes, quien no evoluciona es absorbido por los fuertes hasta su extinciòn, eso le paso a los nativos americanos.Ahora como parcialmente descendiente de aquellos nativos deberiamos construir una nueva cultura sin mal adaptar conceptos extraños que no se entiende de las dos culturas y nop regresar el tiempo , que la historia no tiene reversa, somos lo que somos y es lo que hay, en mi caso un indoiberico y usted?

Anónimo dijo...

Estoy deacuerdo en que debe erradicarse la ideologia criolla, pero tambien el toltecayotl...Empezar de cero, REGRESAR A LO QUE USTED PROPONE ES IR AL NEOLITICO, Y CULTURA QUE NO EVOLUCIONA ES EXTERMINADA POR UNA MAS FUERTE, ESTE MUNDO HA SIDO SIEMPRE MARCADO POR LA VIOLENCIA Y SOBREVIVENCIA. LAMENTABLEMENTE LOS NATIVOS ESTABAN MAS ATRASADOS QUE LOS CHINOS,ARABES E INCLUSO QUE LA CIVILIZACION VEDICA...LOS AMERINDIOS ESTABAN TAN CIVILIZADOS COMO LOS CELTAS,VIKINGOS Y NEGROS DE AFRICA. YO EN LO PERSONAL NO ENTIENDO LA FILOSOFIA QUE USTED PREGONA, PERO TAMPOCO ME GUSTA QUE EXTRANJEROS DIRIJAN EL PAIS E IMPONGAN TODO LO DE FUERA, EN LO PERSONAL ME CONSIDERO DIFERENTE DE LOS INDIOS Y DE LOS ESPAÑOLES, Y ME GUSTARIA QUE eSO FUERA LA NUEVA IDEOLOGIA, MUY PARECIDO A LA REFORMA DE TLACAELEL CON LOS AZTECAS... PERO LLAMANDONOS INDOIBERICOS Y USTED, QUE SE SUPONE QUE ES USTED?