domingo, 16 de junio de 2013

LA OBRA DE CASTANEDA A 45 AÑOS DE DISTANCIA




En 1968 fue publicada la tesis doctoral de Carlos Castaneda intitulada comercialmente “Las enseñanzas de don Juan, una forma yaqui de conocimiento” y durante estos 45 años “ha corrido mucha agua (y lodo) por ese cauce”. En efecto, mucho se ha escrito sobre los textos de Castaneda, desde que son simple fantasía, pasando por los que dicen que es un plagio, hasta otros más elaborados, como los del movimiento conocido como “la nueva era”. Lo cierto es que Castaneda ha sido uno de los “escritores” más leídos en el mundo occidental durante la segunda parte del siglo XX, que se ha mantenido estos 45 años en las librerías y bibliotecas personales y que cumple sus “bodas de zafiro”.




Muchos oportunistas han escrito y han hecho públicas sus posiciones ante la obra, tanto aquellos que se han dicho ser “sus alumnos” y continuadores de “las enseñanzas”, como aquellos que se han asumido como “repinches tiranos voluntarios”, es decir, aquellos que rabiosamente niegan cualquier valor a la obra, desde los “cientistas”, pasando por los “indigenistas”, hasta los “auténticos, puros y verdaderos indígenas” (sic).




Si don Juan Matus existió o no, si Castaneda inventó “Las Enseñanzas de Don Juan, si terminó viviendo en un harén, si murió de un cáncer… no tiene la menor importancia. Quien se basa en estos puntos para hacer la crítica de la obra, se queda solo en la periferia, en la estática o envoltura del “producto”. Quienes manejan estos “argumentos” para negar la sabiduría implícita en la obra, es que nunca entendieron absolutamente nada. 




En mi interpretación personal, con base en el estudio de la obra, en las vivencias que he tenido en Oaxaca con las culturas ancestrales y personas de conocimiento, así como en las lecturas que he realizado sobre la “historia antigua del Anáhuac”, considero que la obra, en sí misma, tiene un valor indiscutible.





Un dato relevante que nunca se toma en cuenta entre los aportes de la obra de Castaneda, es que hasta antes de su aparición en 1968, no existía, ni remotamente, la posibilidad de que un “indígena anahuaca” pudiera poseer algún conocimiento de interés para el mundo “moderno”. 




Hasta antes de esta fecha continuaba siendo válido para la cultura dominante, que “los indios no piensan, que sus culturas son primitivas”, permanecía invariable el estereotipo del “indio” ignorante, atrasado, primitivo, flojo, limitado; de que los indígenas, sus culturas y pueblos, son un problema para “la modernidad y el progreso”. La obra de Castaneda cambió en alguna medida esta visión de la cultura dominante sobre los pueblos originarios.  

 Dr. Rubén Bonifaz Nuño.

El contenido de los libros de Castaneda se puede dividir en tres partes: “lo que dice don Juan, lo que piensa y hace Castaneda, y la paja o relleno literario”. Lo más importante es “lo que dice don Juan”, lo que piensa y hace Castaneda son relativamente intrascendentes y muy circunstanciales. De tal suerte, “lo que dice don Juan” es la substancia activa de la obra, y en mi libro “Para leer a Carlos Castaneda” señalo las coincidencias entre algunas de las afirmaciones de don Juan, y lo que escriben investigadores tan serios como Laurrette Séjurné, Alfredo López Austin o Miguel León portilla. Este último, usa el término “toltequidad”, como sinónimo de Toltecáyotl,  y el mismo Rubén Bonifaz Nuño cita a Castaneda para especular sobre el por qué todas las llamadas “cabezas olmecas” tienen los ojos bizcos; en su obra “Olmecas esencia y fundación”. 




Pero tal vez el aspecto más relevante de la obra de Castaneda es aquél que nos obliga a pensar en algo que, debido a la colonización mental y cultural, nos ha sido prohibido concebir: Imaginar, buscar, encontrar la sabiduría ancestral con base en la cual los creadores de una de las seis civilizaciones más antiguas y con origen autónomo del planeta, lograron miles de años de desarrollo humano, conocida hoy como Toltecáyotl y que Miguel León Portilla define como “las instituciones y conocimientos de los toltecas”. 




En efecto, la visión de que los antiguos habitantes del Anáhuac eran adoradores primitivos de la naturaleza, politeístas y caníbales –como se ha afirmado rotunda y categóricamente, desde Hernán Cortés hasta Mel Gibson- y que no tuvieron un sistema de “ideas y valores trascendentes” desarrollado a lo largo de miles de años, sigue pesando en la “racionalidad y lógica colonizada” con la que interpretamos “la realidad” y la historia antigua, especialmente de los llamados pueblos “pre-modernos”. 



En su día, pedí a mi amigo, jefe y maestro Guillermo Bonfil Batalla, que prologara mi libro “Para leer a Carlos Castaneda” y rotundamente se negó, “pídeme cualquier otra cosa tocayo, menos hablar de Castaneda”, contestó. Los cientistas, especialmente los antropólogos, niegan el valor de la obra porque evidencia la desbordante mentalidad colonial con la que “estudian” a los pueblos y culturas indígenas.



El prólogo que hace Octavio Paz a las “Enseñanzas de don Juan” resulta muy revelador y le pega a la antropología en su parte más débil y colonizada.
“Si los libros de Castaneda son una obra de ficción literaria, lo son de una manera muy extraña: su tema es la derrota de la antropología y la victoria de la magia; si son obras de antropología, su tema no puede ser menos: la venganza del “objeto” antropológico (un brujo) sobre el antropólogo hasta convertirlo en un hechicero. Antiantropología. … Como destrucción crítica de la antropología, la obra de Castaneda roza las opuestas fronteras de la filosofía y la religión. Las de la filosofía porque nos propone, después de una crítica radical de la realidad, otro conocimiento, nocientífico y alógico; las de la religión porque ese conocimiento exige un cambio de naturaleza en el iniciado: una conversión. El conocimiento abre las puertas de la realidad a condición de que el neófito se vuelva . La ambigüedad de los significados se despliega en el centro de la experiencia de Castaneda. Sus libros son la crónica de una conversión, el relato de un despertar espiritual y, al mismo tiempo, son el redescubrimiento y la defensa de un saber despreciado por Occidente y la ciencia contemporánea.” Octavio Paz.




Castaneda motivó involuntariamente un movimiento de revaloración y dignificación de la sabiduría ancestral de los llamados pueblos originarios, que hasta ese momento, no existía. Los ojos de los “colonizadores/colonizados” empezaron a ver de forma diferente a los “indios”, lo que por supuesto, no fue intención de Castaneda. 




Y debo señalar que considero que uno de los errores más graves de Castaneda fue el descontextualizar las “enseñanzas” que recibió, de la cultura que las generó. No partió de un Patrimonio Cultural ancestral de los pueblos originarios, sino del “hallazgo” particular de un antropólogo, de “un chamán” único y exclusivo. 




Lo que ocasionará más tarde, que todo su “movimiento” (Verde Claro) termine como un grupúsculo de “iluminados y estrambóticos personajes” con “derechos reservados” sobre las enseñanzas de don Juan y don Carlos; haciendo negocio con “los aeróbics toltecas”.




Lo primero que debemos pensar es que hasta Castaneda, no existía ninguna “teoría de conocimiento” tolteca. Esto es muy importante, estábamos “narcotizados, totalmente dormidos” por la colonización mental y cultural. Monte Albán, Teotihuacán o Palenque, por citar tres mega construcciones de las decenas que construyeron los anahuacas a través de cientos de años, se siguen pensando por la academia como “ciudades, fortalezas o palacios” donde cortes faraónicas “de reyes y reinas” vivían en el ocio, el comercio o la guerra, explotando inhumanamente a sus pueblos. 




La academia colonizada no se atreve a imaginar estos recintos como centros de investigación y estudio de profundos y avanzados conocimientos sobre la energía, la conciencia y la trascendencia de la existencia material.




“De esta suerte, valiéndose de análogas complicidades, los eruditos estadounidenses han formado, respecto de la cultura olmeca, un sistema de mentidas conjeturas cuyo cuyas principales características son el desdén y la ignorancia.

Condenable es eso, pero no es, en mi opinión, lo peor; lo peor consiste en que los estudiosos mexicanos, voluntariamente sometidos a una perversa forma de colonización extranjera, se sujetan, por lo común, a las sistemáticas equivocaciones de los eruditos estadounidenses, y las repitan y las confirmen como verdades, acaso con el deseo y la esperanza de que éstos los tengan por iguales suyos.

De estos casos, por obvio principio de dignidad, no quiero ofrecer ningún ejemplo.”  (Rubén Bonifaz Nuño. 1995).




La “racionalidad y la lógica” moderna/capitalista siguen siendo la única forma de “entender el mundo y la vida” de nuestros milenarios antepasados. La explotación de los seres humanos y los recursos naturales, la creación de la riqueza, el comercio y las guerras, son para Occidente, la única razón posible de la existencia de las personas y los pueblos. Sin embargo, la “modernidad y el capitalismo” apenas surgen en 1492 y la Toltecáyotl probablemente surgió tres mil años antes. 




Desde la invención de la agricultura, la milpa y el maíz en el año seis mil a.C. a la llegada de los invasores europeos, habían transcurrido siete milenios y medio de desarrollo humano endógeno, con una lógica y racionalidad totalmente diferente sobre la vida y el mundo; con tres etapas muy marcadas: formativa, de esplendor y de decadencia. De hecho, el “nuevo mundo” es Occidente, y Europa era la zona primitiva del mundo antiguo, en Asia y América existían civilizaciones mucho más longevas y altamente desarrolladas que, para 1492, estaban en periodos de decadencia cultural.  




Pero volviendo a Castaneda y sus 45 años de permanencia (pese a sus detractores), debemos decir con justicia que el propio autor reconoce que su trabajo no es literario, menos antropológico y que fue escrito en el “espacio de la segunda atención”. La obra tiene tres partes, del primero al cuarto libro escribió sobre las enseñanzas del tonal en la conciencia de todos los días. Del quinto al décimo se describieron las enseñanzas del nagual en la conciencia acrecentada. Y los tres últimos son reflexiones personales y los llamados “pases mágicos” que, desde mi punto de vista, poco tienen que ver con las enseñanzas directas de don Juan.




Algo muy importante es que el propio don Juan le dijo a Castaneda que las “enseñanzas de la toltequidad” no son creación o invento de una sola persona o cultura indígena en especial, que el “linaje” que conoció Castaneda, no es el único, que existen muchos linajes de conocimiento tolteca diferentes al de don Juan y que no todos se conocen entre sí. Que el linaje de don Juan es diferente -por el encuentro con “El Inquilino”, misterioso personaje sobreviviente de épocas ancestrales que no murió y que cambiará conocimiento ancestral por energía-. Este es un punto esencial que trataremos al final del artículo. 




Las enseñanzas de la toltequidad nunca fueron para las mayorías, ni aún en el periodo del esplendor de la civilización del Anáhuac. Muy pocas personas poseen la “conformación energética” para intentarlas, y de estas, menos aún están dispuestas a someterse a la descomunal disciplina que exige potenciar su conciencia energética. 



Los toltecas no solo descubrieron que el mundo está constituido de dos cargas energéticas o clases de energía: la energía luminosa/ átomos/ Tláloc, y la energía espiritual/ conciencia/ Quetzalcóatl, sino que los seres humanos somos las criaturas que pueden producir la mayor cantidad de ésta  última energía, y tal vez lo más “dramático”, que en la cadena alimenticia universal, los seres humanos somos uno más de los eslabones; y que nuestro destino es ser alimento energético de lo que simbólicamente se llamó “El Águila”.  



Los toltecas descubrieron a través de “ver” el mundo como cargas energéticas, que los seres humanos estamos constituidos de dos cargas energéticas que forman “un huevo luminoso”. La primera carga energética envuelve a la segunda, es como un capullo y está formada de “la conciencia de ser”, se manifiesta en el campo espiritual desarrollada y acrecentada en el ejercicio de la vida misma. Cuando muere el ser humano esta conciencia de ser se torna en alimento de otra energía superior. La segunda energía (la contenida en el interior del huevo luminoso) se reincorpora como energía pura al todo energético del universo. 




La enseñanza de la toltequidad, según don Juan, empieza a partir de que el ser humano logra obtener una percepción del mundo a través de la energía, es decir, dejar de “mirar” (percibir) el mundo con la mente (como objeto) y “verlo” como es realmente, esto es, como cargas de energía. Para lograr esta percepción se requiere “des-hacer” la forma en que hemos aprendido a ver a la energía como “objetos creados por la mente”. Para llegar a “ver” el mundo de esta manera, se requiere un gran esfuerzo energético y esto se logra por medio de una compleja y sofisticada serie de acciones que reducen el ego al máximo y liberan la energía que usamos para mantener nuestra importancia personal. 




Este “ahorro” de energía es una tarea casi imposible de hacer y requiere toneladas de conciencia, sobriedad, refrenamiento, responsabilidad y disciplina. Cuando se ha logrado recanalizar la “suficiente energía” para darse cuenta de que existen “muchas realidades”, el aprendiz dedicará su vida entera a perfeccionar estos saberes a través de rigurosas prácticas que en su momento lo llevarán a tratar de abrir su huevo luminoso y fundirse a voluntad con la energía “de afuera”, pero manteniendo la conciencia de su “yo individual”.




Y este es el punto, durante miles de años antes de la invasión europea, los pueblos del Cem Anáhuac poseían una milenaria, sofisticada y compleja “visión del mundo y la vida”, que nada tiene que ver con la “visión moderna/capitalista” donde la vida humana y la naturaleza solo sirven para crear riqueza, a partir de la explotación y la depredación. Y así como hoy “todo el mundo pretende tener dinero para ser feliz”, antes de la invasión “se pretendía trascender la existencia en el plano energético/espiritual”. Y en cada caso, muy pocos lograrán ser ya sea un “tolteca” o un “mega multimillonario”. 




Esta es la razón por la cual, bajo la “lógica y racionalidad moderna”, no se puede uno explicar para qué construyeron Monte Albán durante 1350 años los ahora llamados pueblos oaxaqueños. Lo anterior puede ser un punto para comenzar a “desenredar la madeja” de la forma de “ser, sentir, pensar y actuar” de los pueblos y culturas originarias, que históricamente han chocado con la noción de “progreso y modernidad” de la colonización europea y norteamericana.




Castaneda fue “escogido” por el “Poder” para que don Juan lo preparara como el nagual (cabeza masculina del grupo que lo sucederá antes de la partida de esta realidad), continuador de su linaje. Don Juan “vio” que Castaneda tenía los requisitos energéticos para ser candidato (tener cuatro espacios energéticos en su huevo luminoso). Sin embargo, se equivocó y Castaneda resultó poseer solo tres; debido esto, al final de su periplo fracasa, al no poder “ensamblar” la estructura energética de “la serpiente” integrada por los demás aprendices de su camada.




Don Juan es muy claro cuando le dice a Castaneda que el “Poder” le da la misión de difundir la toltequidad que se mantuvo hermética desde el año 850, con la partida simbólica de Quetzalcóatl del Anáhuac y desde este punto de vista, Castaneda cumplió con su misión. En nuestros días cualquier persona puede conocer alguno de los milenarios linajes de conocimiento tolteca en la Internet. Por ello, el libro “Viaje a Ixtlán”, desde nuestro punto de vista, es el más importante en cuanto a conocimiento tolteca susceptible de interiorizarse en la práctica cotidiana, durante la vida de una persona común y corriente. Las 17 técnicas para reducir nuestro ego y ahorrar energía, resultan un verdadero desafío que requiere de toda la disciplina, responsabilidad, valor, austeridad y frugalidad existencial, para implementarlas en la vida cotidiana, y con ello, lograr ser “impecables”.




Solo con ese “intento inflexible” de asumir el camino del guerrero, puede uno “invertir toda una vida, y tal vez, no lograrlo”. Las enseñanzas del mundo del nagual están realmente fuera de las posibilidades humanas comunes y es este el gran error en el que han caído muchos de sus asiduos e ingenuos lectores y también sus detractores, perderse en el pavoroso e indescifrable mundo del nagual. Pantano en el que han caído muchas personas, que terminan en un caos perceptivo de “una  realidad” totalmente distorsionada. Tal vez una de las vivencias más aterrorizadoras para Castaneda fue ver a don Juan vestido, -impecablemente-, con un traje de tres piezas hecho a la medida y entender que Don Juan (el gran nagual) se ganaba la vida trabajando en la venta de plantas curativas por todo México. La enseñanza es que si no se tiene total y absoluto dominio del mundo del tonal (el mundo cotidiano), ni remotamente se puede intentar penetrar en el mundo del nagual (el mundo desconocido).




De esta manera, el aporte de la obra de Castaneda consiste en que presenta sus “consideraciones personales” relativos a las enseñanzas para uno de los muchos linajes que sobrevivieron al colapso del periodo Clásico Superior de la civilización del Anáhuac y que habitan en un ángulo marginal del mundo moderno, totalmente inaccesibles e invulnerables. Esto no quiere decir que sean “las verdaderas y únicas enseñanzas toltecas”, ni que “las notas” que Castaneda tomó de lo enseñado por don Juan sean las más eficientes y veraces. En el mismo prólogo de Viaje a Ixtlán, Castaneda afirma que fue aprendiz de don Juan por más de diez años y que no había entendido bien las enseñanzas y el libro era una especie de recuento. La obra de Castaneda nos enseña que existe una sabiduría ancestral y “otras realidades”, tan reales y validadas como en la que vivimos. Pero fundamentalmente nos permite visualizar levemente el portento de la Toltecáyotl.




Otro punto interesante es que, de alguna manera, el “perfil del guerrero” que nos plantea don Juan, tiene que ver con la forma cultural en que se manejan las personas provenientes de las llamadas culturas originarias. En efecto, la cultura dominante ha decretado desde 1521 que los “indios son tontos, flojos e incapaces”. Sin embargo, con toda su supuesta “superioridad, poder e inteligencia” no ha podido desaparecerlas ni física ni culturalmente, lo cual ha sido su objetivo cinco centenario. ¿Qué es entonces lo que tienen los anahuacas y sus culturas para resistir? Justamente la Toltecáyotl, pero no como una “filosofía tipo occidental desde la mente para la mente”, sino como una forma de vida, como una costumbre de vivir en la tradición ancestral.




La obra de Castaneda puede tomarse como un referente para percibir -levemente-, la profundidad de la Toltecáyotl, que es sabiduría sistematizada a través de milenios y que permitió la realización plena del ser humano, desde los conocimientos para sobrevivir, pasando por la alimentación, la salud, la educación y la organización social, hasta los relativos a la trascendencia espiritual. El grave error es creer que las “enseñanzas de don Juan” son un camino iniciático abierto a cualquiera a través de la lectura. O creer ingenuamente, que lo escrito por Castaneda son la esencia del “pensamiento tolteca”, porque el propio don Juan le dice a Castaneda que a lo largo de los siglos, primero en periodo Postclásico (850 a 1521) y durante el periodo colonial (de 1521 a la actualidad) la toltequidad tuvo que adaptarse en la clandestinidad y estuvo fuera del alcance del mundo cotidiano, modificándose muchos de sus “usos y costumbres”. Sin embargo, a pesar de los pesares, la Toltecáyotl ha seguido presente y vigente, no solo en las llamadas comunidades indígenas, sino también en las ciudades y si la “sociedad moderna” no la puede ver, no quiere decir que no exista. 




El problema surge del fundamentalismo de la “modernidad”, que desde 1492 niega y trata de destruir cualquier otra forma de percibir el mundo y la vida. Sometiendo no solo a los pueblos explotados, sino negándoles la condición de seres humanos, y con ello, la capacidad y el derecho de entender el mundo y la vida de manera diferente a la recién creada modernidad, que apenas surge en 1492 con el capitalismo. La Toltecáyotl posee más de tres mil quinientos años de experiencia y sabiduría, en cambio la modernidad y el capitalismo apenas llevan quinientos años. Mientras la primera percibe al ser humano y al universo en una relación energética sustentada en la conciencia y el equilibrio, la segunda percibe al mundo y al ser humano en una relación de objetos materiales, con un valor comercial y una ganancia económica.




Algunos ingenuos, por decir lo menos, creen que pueden “convertirse en guerreros” a través de las lecturas y la ingestión de plantas de Poder como golosinas. En general son gente “rajada” como dice don Juan, que solo logran abrir aún más su vacío existencial. Los “cientistas”, por su parte, pretenden someter “al potro de la santa ciencia” las prácticas del consumo ritual de los enteógenos “replicando científicamente” los relatos de Castaneda con las plantas de Poder. Ridículo.




Una de las expresiones más nefastas de la colonización mental y cultural es que Occidente impone “su visión del mundo y la vida”, como lo único verdadero y posible, como la única realidad “universal”; y su “magia negra” llamada por ellos “ciencia” ha suplido a Dios y todos los dogmas, lo que no “confirma” la ciencia no existe y no es verdadero, lo que no “vea y compruebe” desde su estrecho y oscuro calabozo, no existe en el inconmensurable, basto, infinito y luminoso universo.




Sea como fuere, la obra de Carlos Castaneda sigue “navegando” ahora en Internet en estos 45 años de vida plena. Preguntas que saltan como chapulines en el alfalfar… ¿quién y con qué le dan energía al inquilino? Al colapso de “la modernidad” y su estrepitoso derrumbamiento ¿le sigue “el retorno de los brujos”? Podemos esperar “el regreso del chaman “recargado” y que Castaneda nos escriba otro libro desde “el otro lado del infinito”. Se podrá escribir algo sobre Castaneda y su obra dentro de cinco años en…”sus bodas de oro”.



 Visite www.toltecayotl.org









10 comentarios:

Claudio Martinez dijo...

Muy buena nota, gracias!

Anónimo dijo...

Marin, la verdad me gustó el escrito sobre Castañeda, de joven lo leí pero veo que no lo entendí, me parece muy sensato lo que dices y se ve que lo conoces bien. Pienso que la gente lee un poco de algo y luego "tira royo" y se va haciendo la bola de nieve o de tonterías. Gracias, lo volveré a leer desde tu visión. Anónimo Anonadado

Anónimo dijo...

Muchas Gracias. Lo disfruté.
Juanita Cabrera

Carlos Boccardo dijo...

Porque negar el poder de los pases magicos, para los que los practican, y recapìtulan, siguiendo las enseñanzas de Don Carlos, es innegable la magia de estos movimientos, mas alla de Cleargren o Be energy o EL INQUILINO o etc.
El verdadero ensueño lo lleva a cabo el cuerpo unificado de practicantes en todo el mundo. intentooooo

Anónimo dijo...

En los años 70 leí varios libros de Castañeda y a partir de ahí mi vida no fue la misma, el solo echo de saber que la importancia personal es el núcleo de nuestra podredumbre, o que es necesario ordenar la isla del tonal y el papel de los pinches tiranos ha sido liberardor y me proporcionó herramientas para conservar un poquitín de energía mas que me ha permitido conservar la paz y una cordura relativa que creo me permitirá morir de forma mas pacífica al final de los días. Muchas gracias por su escrito, depués de ver anoche la película del Mel Gibson (una verdadera estupidéz racista) leer su escrito tan claro y certero sobre la importancia de la obra de Carlos para darle su verdadero valor a la Toltecayotl ha sido reconfortante.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Maravilloso, claro y muy lúcido su artículo. He leído la obra completa de Carlos Castaneda y por supuesto su libro que en su día me ayudó a penetrar con seriedad y cautela la inmensa montaña impenetrable que son "las enseñanzas de don Juan" resultó fundamental. Su libro ha sido lo mejor que se ha escrito "sobre CC" y es hoy un referente obligado para los que se inician en este "Viaje al Mictlán", y ese es el otro punto, usted es el que atinadamente ve las coincidencias de los libros de CC y la toltecayotl. Felicidades y siga escribiendo así. Artemio Martínez.

jorge quiroz marquez dijo...

MUY CLARA Y CONCISA LA NOTA, LOGRA DESMENUZAR Y PROFUNDIZAR EN LA OBRA DE CASTANEDA, SIN METERSE EN ROLLOS DEMASIADO ABSTRACTOS E INENTENDIBLES. LOGRA HACER AMIGABLE UNA LECTURA QUE PARA LA MAYORIA QUE LA LEIMOS EN LOS 70 Y 80S NO FUE COSA SENCILLA. FELICITACIONES Y ANIMO

Arturo M. dijo...

Castaneda no podrá escribir algo desde el otro barrio porque "Erro", se veía venir en su narrativa; también don Juan se lo dijo. Castaneda no logró ser impecable! Vivió con una pata en el tonal y la otra en el intento Nahual. Pero aún así carlos hace un trabajo por demás muy necesario, que es el recate parcial de mi cultura.

urias hdez. dijo...

Solo difiero con usted en cuanto que don juan se haya equivocado con respecto a carlos Castaneda creo que la encomienda del espíritu de alguna forma tenia que ver con su configuración energética y que escribía bajo la segunda atención por eso sus libros son tan impactantes para quien los lee sin prejuicios, contienen esa magia especial traída por el intento de carlos Castaneda y plasmada ahí en sus líneas para quien se quiera despojar de esta prision y presión que es la moda de esta época o sea la banalidad y la ausencia y pérdida de todos los valores.