viernes, 5 de julio de 2013

SERES HUMANOS TRANSGÉNICOS





Debido a que las grandes empresas del mundo tienen el control político de los “países democráticos” y los gobiernos de los Estados nacionales han renunciado a su responsabilidad histórica en la defensa y procuración del bienestar de sus pueblos, el cáncer es ya hoy un problema grave, pero para el año 2050, será una verdadera pandemia.



 

En efecto, se supone que cada día mueren en México entre 219 y 350 personas de cáncer (según la fuente), pero para el año 2050, el cincuenta por ciento de la población sufrirá de esta enfermedad. Qué está haciendo el gobierno actualmente… muy poco, y que podrá hacer para enfrentar esta pandemia…nada.





El problema surge cuando “los mercaderes” y sus empresas deciden hacer de los alimentos un mega negocio. Hasta antes de la Segunda Guerra Mundial la comida era un bien humano compartido como el agua. 



Los campesinos de todo el mundo producían para el “auto consumo” y sus excedentes iban a los mercados regionales y de estos a los nacionales, quienes a su vez creaban un “mercado mundial de excedentes”. En ese entonces era muy barato comer, en especial en las provincias.





De una manera diabólica, irresponsable y siniestra, con el apoyo y complacencia de los gobiernos de los países se inició “la industrialización del campo”, que no es otra cosa que la destrucción de la agricultura ancestral humana y el surgimiento de las mega empresas trasnacionales que controlarían la producción, comercialización y consumo de los alimentos de los pueblos en un mercado global.





El objetivo no era alimentar a la humanidad, mejorar los alimentos, ni multiplicar su producción para bajar los costos, menos aún capacitar a los agricultores tradicionales, absolutamente falso a pesar de que desarrollaron una intensa campaña en sentido contrario. 




Recuérdese la famosa “revolución verde”, la pomposa llegada de “la ciencia al campo”, de la proliferación de agencias nacionales e internacionales para “modernizar la agricultura”.





El objetivo era hacer de la alimentación un super negocio, lograr el control planetario en la producción de alimentos, someter a los gobiernos al destruir su autosuficiencia alimentaria, hacer del “mercado mundial de alimentos” un Wall Street para multiplicar las ganancias. 




Aunque parezca increíble, en alianza y complicidad con las empresas farmacéuticas, se trata  de enfermar a los pueblos para vender las “investigaciones” y medicinas requeridas para cerrar el círculo perverso, les quitamos el dinero a los gobiernos y los pueblos a través de la estrategia, “tú los enfermas con los alimentos químicos y yo los curo con las medicinas”, el negocio perfecto de las empresas trasnacionales.





Porque es aquí, donde aparece la semilla diabólica del cáncer, para hacer de la agricultura un negocio “rentable” entraron en juego “la religión de la modernidad y sus nuevos sacerdotes”, es decir, la ciencia al servicio del capital y los científicos. 




Primero los agroquímicos, con sus fertilizantes, pesticidas, plaguicidas, después con las “semillas mejoradas” y finalmente con las semillas transgénicas, todo esto sazonado con la inversión de capital y tecnología.





Lo primero que se hizo fue “destruir y exterminar” al campesino tradicional. Destruir su cultura de trabajo, amor a la Tierra y exterminar su fuente de ingresos. 





El monocultivo, la importación de alimentos producidos por la industria agroindustrial trasnacional, los “apoyos al campo” que han creado un campo despoblado y los pocos campesinos que tercamente se resisten a mudarse a los cinturones de miseria de las ciudades en calidad de “mil usos”, los han vuelto trágicamente en “pordioseros del sistema”, que subsidia su lento suicidio, su inacción-dignidad y pérdida del conocimiento ancestral.




Toda esta estrategia destructiva apoyada y alentada por “políticas y políticos nacionales” al servicio de las empresas trasnacionales. 






El otro eslabón de la cadena son las empresas trasnacionales que producen alimentos industrializados usando como fuente fundamental de su materia prima los granos, carnes, lácteos, vegetales, frutas, semillas, etc., producidas por sus “hermanas” las empresas agroindustriales transnacionales. 




Aproximadamente el 85% de los productos alimenticios que se venden en las grandes cadenas de tiendas de autoservicio son producidas por estas perversas industrias, que actúan más como “carteles” que como monopolios. 





Es así que tantos y tantos químicos que ingiere el pueblo a través de semillas y alimentos transgénicos, fertilizantes, pesticidas, plaguicidas, saborizantes, colorantes, odorantes, conservadores, grasas saturadas, azúcar refinada, sal química, llegan a saturar al cuerpo que, los riñones y el hígado no pueden filtrar tanta química, sobreviniendo un colapso celular que se conoce como “cáncer”. 




De este modo podemos concluir, por una parte, que el cáncer es producto de la voracidad deshumanizada de “los mercaderes” y sus mega empresas transnacionales, que sin importarles la salud y la economía de los pueblos, los explotan despiadadamente para crear inmensas riquezas para el tristemente “uno por ciento” más rico del planeta.





Y por la otra parte, los traidores políticos, que llegan al poder engañando a los pueblos con sus promesas de bienestar pidiendo su voto, pero que finalmente sirven a los más perversos intereses de los dueños del dinero y que por supuesto atentan contra los intereses del pueblo y gobierno, pues además del costo humano por el sufrimiento, el costo financiero en materia de salud es imposible de enfrentar. 




¿Qué van a hacer los mexicanos en el año 2050, cuando la mitad estén enfermos de cáncer y el gobierno no tenga el dinero para enfrentar la crisis nacional de salud? 






Visite www.toltecayotl.org




7 comentarios:

Claudio Martinez dijo...

Muy buen artículo, nosotros en el Sur estamos sufriendo este modelo desde hace años, les llevamos como 10 de ventaja... Ver además https://www.facebook.com/notes/claudio-martinez-debat/los-efectos-t%C3%B3xicos-del-glifosato-y-sus-formulaciones-comerciales/10150157114293431

Anónimo dijo...

muy bueno
hay que consumir alimentos "criollos" y asi fortalecemos esa pequeña produccion rural, que esta siendo abandonada y consecuentemente en 5 o 10 años habra una gran escacez de alimentos ??? con todo y los transgenicos.
Alejandro de la Torre Martinez

jose manuel ceja Sanchez dijo...

Excelente visión mi querido amigo, pero el meollo de la discusión, es como hacer para salirnos del sistema alimentario actual, para cuidar nuestra salud ya que al estado hace mucho dejó de interesarle, y cada día se expanden más los negocios, alimentarios, farmacéuticos, etc.
Por otro lado la producción rural está acabada, cada día los productores, ante la oleada de abusos de los comercializadores, tienen menos ganas de producir.
La alimentación, la salud y la educación deben ir de la mano.

Saludos afectuosos.

evelia dijo...

Que impotencia!!!

No cabe duda que hemos permitido demasiado. Crear conciencia es lo que quizá sea funcional a estas alturas del partido.
EXCELENTE ARTICULO, GRACIAS POR CONTRIBUIR A GENERAR CAMBIOS EN LA GENTE.

Saludos Cordiales

evelia dijo...

Que impotencia!!!

Crear conciencia a nuestro alrededor, generar la necesidad de educarnos es URGENTE...

Es un excelente artículo... gracias!

Anónimo dijo...

todos necsitamos informarnos mas y imvitar a otras personas para que refleccione xque desde la llegada de peña no nos ponemos a pensar del futuro

Anónimo dijo...

Quisiera saber cuándo dejará de sufrir mi pueblo... cuando abriéremos los ojos y tomaremos decisiones propias, cuando, necesitamos ayuda!!!
Unos cuantos no basta...debemos empezar actuar todos UNIDOS!!!

Gracias por crear consciencia!!!