lunes, 8 de diciembre de 2014

EL SISTEMA DE ORGANIZACIÓN TOLTECA 1/3


Cuando insistimos que nuestra Cultura Madre es una de las seis civilizaciones más antiguas de la humanidad, y es la que alcanzó el más alto grado de Desarrollo Humano en el planeta, es que este logro civilizatorio debe ser la base y fundamental para empezar a “recuperarnos a nosotros mismos”,  re-encontrando el camino interrumpido en estos cinco siglos, como lo está haciendo China e India, civilizaciones tan antiguas como nosotros. Porque solo conociendo y valorando el verdadero y profundo potencial de nuestra herencia cultural podremos  trabajar un futuro más humano y justo. Un futuro “propio-nuestro”.


En esta ocasión, quiero referirme, al ancestral Sistema de Organización en el que vivieron por lo menos tres mil años nuestros antepasados. En efecto, para lograr construir el mayor número de pirámides del mundo antiguo, los anahuacas, nuestros Viejos Abuelos, necesitaron poseer un sólido Sistema Alimenticio para proporcionar la energía suficiente, un eficaz Sistema de Salud para mantener a los trabajadores en excelentes condiciones, un competente Sistema Educativo para trasmitir de generación en generación el espíritu y la responsabilidad del proyecto y por supuesto, un excelente Sistema de Organización que les permitiera coordinar y organizar a cantidades inmensas de personas y recursos para materializar el proyecto, en cientos, de lo que hoy llamaos zonas arqueológicas, un proyecto eminente espiritual con miles de millones de toneladas de tierra y piedra, que fueron transportados, esculpidos y ensambladas cientos de miles de personas a lo largo de siglos, en las llamadas pirámides que no fueron templos, palacios o fortalezas, sino centros de estudio e investigación.


Para lograr este prodigio humano, que no tenía fines comerciales,  militares o palaciegos, sino era para el desarrollo de la sabiduría y la espiritualidad. Que duró siglos enteros, como el caso de Monte Albán, que realizaron la construcción permanente durante 1350 años, se requirió la organización de una cantidad inmensa de recursos humanos, científicos, técnicos, naturales, alimentarios y materiales.


En efecto, la creación de Teotihuacán, Chichen Itza, Uxmal, Xochicalco, Tajín, Toniná, por citar solo algunas de las 187 zonas arqueológicas que están abiertas al público a través del INAH, y de las cientos que existen bajo tierra actualmente, la epopeya constructiva comenzó en la familia y la comunidad. Estos lugares no fueron construidos como “ciudades”, sino que, como queda claro, con un pensamiento crítico descolonizado, fueron centros de conocimiento. De modo que fueron las familias y las comunidades, unidas y organizadas, después de satisfacer sus necesidades básicas de subsistencia material, llevaban su tequio para realizar estas magnas obras. Dicho de otra forma, sin una solvente y eficaz “pirámide de desarrollo” no habrían podido construir el numeroso e impresionante patrimonio cultural tangible que nos han legado.


En esta ocasión hablaremos solo de “la organización”, pero insistimos que, sin alimento, salud y educación, como base del “desarrollo humano-comunitario”, no se podría llegar a los desafíos de organizar a miles de personas de lugares, lenguas, culturas diferentes, como fue el caso de Teotihuacán o Monte Albán, y además, en muchos casos, a través de sucesivas generaciones, dado que algunas zonas arqueológicas tuvieron siglos de trabajos constructivos y todas de mantenimiento constante, especialmente las del periodo Clásico, que duró mil años.


Así pues, para hablar de “organización” debemos comenzar por la familia y después por la comunidad. Los misioneros e historiadores han escrito sobre los elevados valores que tenían los Viejos Abuelos respecto a la familia. No es el caso, en esta ocasión hablar de ellos, pero si es necesario decir que el respeto a las jerarquías, la responsabilidad y la edad, estaban muy presentes, tanto en la familia como en la “familia extensa”. De hecho, en la actualidad en las comunidades indígenas y campesinas podemos todavía observar estos valores y esta práctica cultural.

La organización está sustentada en una conciencia comunitaria, responsabilidad histórica, un proyecto compartido, una estructura jerárquica y valores humanos muy sólidamente afirmados en lo que hoy se conoce como “tejido social y los usos y costumbres”. Dentro de estos valores, existen dos que son la cadena de transmisión en una comunidad: el respeto y el servicio a la comunidad. Estos valores, como se dijo con anterioridad, nace y se desarrollan en la primera infancia en el hogar. Posteriormente estos valores son reforzados y ejercitados en el Sistema Educativo, para que cuando la persona se integre a la comunidad en calidad de “ciudadano”, al formar a una familia, el respeto y la voluntad de ser útil a la comunidad le permitirán escalar en las responsabilidades por lograr el bien común. Porque para “mandar”, se requiere primero, saber hacer las cosas que se ordenan hacer; y saber obedecer y respetar la voluntad del consenso comunitario.


De esta manera, durante decenas de siglos en el Cem Anáhuac, la organización comunitaria era la que posibilitaba los grandes proyectos comunitarios y el logro de las aspiraciones ancestrales, herencia cultural que era trasmitida de generación en generación a través de la educación familiar, la educación escolar y la práctica comunitaria de la Cultura Madre.


Así, los niños empezaban un lago aprendizaje para desarrollar el respeto y la obediencia en la casa y en las escuelas. Cuando estaban en la juventud en el trabajo solidario (tequio) por el bien común, comenzando con “servicios” menores en la “casa de gobierno”, hasta conocer las diferentes organizaciones y mecanismos para resolver los problemas de la comunidad y garantizar su pleno desarrollo. Con forme pasa el tiempo y se demuestran las capacidades y valores en el servicio, se le van dando mayores responsabilidades. Son muchos años y una vida de trabajo por “el bien común”.


Cuando las personas tenían la experiencia, los valores y el conocimiento, se les permitía por un tiempo determinado, coordinar los esfuerzos humanos y recursos materiales de la comunidad para lograr su bienestar y desarrollo. La Asamblea les encomendaba “Mandar Obedeciendo”, es decir, coordinar, administrar y dirigir los esfuerzos comunitarios para lograr el bien común, que previamente en Asamblea se había deicidio por consenso de sus miembros. En las asambleas todos los ciudadanos participaban, y solo los que habían servido con eficiencia a la comunidad votaban. Siempre era un voto pensado, público y responsable. Las decisiones se lograban en la Asamblea por consenso.


En la actualidad se tienen por dos vías la información de las formas de organización ancestral del Anáhuac. Una son los escritos del Siglo XVI. El problema de estos textos, es que en general, son tendenciosos y parciales, basados en la ignorancia y desprecio por la civilización que pretendían describir y nuca intentaron valorar. Otro problema es que el castellano del Siglo XVI era muy pobre, en comparación con el náhuatl que hablaba la gente preparada, como maestros, sacerdotes o gobernantes. Lo mejor de esta sabiduría se encuentra en los textos conocidos como “Huehuetlatolli” y en los llamados Cantares mexicanos.


Y la otra forma, se encuentra en los llamados “usos y costumbres”, que centenares de comunidades indígenas y campesinas siguen utilizando hasta la actualidad para organizarse. La “democracia participativa tolteca” está sufriendo agresiones y presiones muy fuertes por la cultura dominante, que pretende defender los intereses económicos de las empresas locales y los capitales extranjeros que pretenden explotar sus recursos naturales. 
 
El Sistema de Organización tolteca del Cem Anáhuac, probablemente tiene más de tres mil años de irse perfeccionado en la práctica comunitaria, y tiene cinco siglos de estar en una complicada y heroica resistencia cultural, ante la voracidad e injusticia de los colonizadores y neo colonizadores. Del otro lado está “la democracia representativa” que instauraron los “Mercaderes”, para manipular el gobierno de los pueblos del mundo, que inició en 1776 con la fundación de Estados Unidos y siguió en Europa con la llamada, con eufemismo, “Revolución Francesa”, que no fue más que el financiamiento de un estallido social por los Mercaderes en París, en el año de 1789. De esta manera, la democracia participativa tolteca tiene más de tres mil quinientos años y la democracia representativa de los Mercaderes tienen menos de 250 años.


Por esta razón, el ejercicio de la autoridad y la representación del poder son diferentes en ambos casos. En la democracia participativa tolteca, el Tlatuani y el Cihuacóatl ejercen una autoridad moral, basada en el servicio eficiente y honesto a la comunidad; y el poder, está representado por los acuerdos de la Asamblea. A diferencia de la democracia representativa en donde, el presidente o primer ministro, ejerce la autoridad que le da una elección; y el poder está representado por el capital. El primero en esencia responde “al bien común” y el segundo responde, en esencia, al “interés privado”.
 
 
                                                   Visite www.toltecayotl.org

4 comentarios:

Joshua Beta Cihuaoquichtzin dijo...

Es cierto...xD

El problema es que en varios pueblos los usos y costumbres limitan demasiado a las mujeres. En ese sistema las mujeres no tienen ni voz ni voto. Falta saber porqué...xD

También se da que de un pueblo te corren si eres de otra religión que no sea la católica, o te hostigan con eso del tequio. En Oaxaca ese tipo de problemas abunda, lo cual significa que la gente ya encontró cómo abusar de su poder en ese tipo de sistemas... :(

Es igual de malo que el sistema de la "cultura dominante", sólo que usan dinero en vez de fuerzas coercitivas...xD

alejandro dijo...

Hola Guillermo buen dia, siempre tan elocuente a nuestra cultura madre sin embargo cabe destacar que curiosamente el porcentaje de desviaciones en las cuentas publicas municipales es mayor en los municipios bssados en usos y costumbres lo cual pueden corroborar en la ASE y el INEGI Saludos cordiales de tu amigo Alejandro De La Torre

Guillermo Marín dijo...

Estimado Josh...

Recibe un cordial saludo. Me permito dirigirte estas lianas en virtud de que sigues nuestro trabajo y eres oaxaqueño.

Pienso que necesitamos conocer con mayor profundidad la esencia de nuestra civilización y las diferentes culturas
que de ella emanan. Te recomiendo el libro HISTORIA VERDADERA DEL MÉXICO PROFUNDO lo puedes bajar completo y gratuitamente en www.toltecayotl.org sección libros.

Todas las mujeres de casi todos los países del mundo no tienen ni voz ni voto, comenzando con "las muertas de Juárez". El abuso del más fuerte sobre el más débil se da en todas las clases sociales y culturales de México, no es privativa de los pueblos originarios.

El voto de las mujeres en la pasada elección presidencial no contó!!! se sospecha de una mega fraude electoral.

La esencia filosófica de la mujer en el Cem Anáhuac es de igualdad. Dos ejemplos: La Divinidad Suprema se representa en una parte masculina y otra femenina (la cultura judeocristiana es machista, Dios es hombre). Del Tlatócan (Consejo Supremo) bajan el mando en dos personajes el Tlatuani (el que organiza) y el Cihuacóatl "mujer serpiente" (el que administra).

En los últimos cinco siglos las mujeres indígenas han cambiado su rol. En los primeros tres siglos de Colonia porque era violadas por españoles, criollos y mestizos. Para proteger a la mujer la civilización la tuvo que "ocultar" de los ojos lesivos de los poderosos.

Los pueblos indígenas tienen otra matriz cultural, mucho más antigua que la democracia participativa surgida en E.U. apenas en 1776. En materia de derecho, siempre prevalece el más antiguo. Usos y costumbres tiene más de 3500 años de antigüedad.

El tequio y la religión Católica es la base de la organización comunitaria. Debes preguntarte por qué E.U. ha gasto muchos millones de dólares enviado a "pastores" gringos y capacitando a muchos paisanos que regresan a cambiar de religión a su pueblo.

El tequio y los usos y costumbres son las armas que tienen las comunidades para enfrentar la corrupción y el despojo.

No podemos juzgar a "los otros" a través de "nuestros valores y leyes". Ciertamente los usos y costumbres en muchos lugares se han convertido en "abusos y malas costumbres", pero eso es una acción exógena. Nada es perfecto, ni nada es totalmente blanco ni totalmente negro.

Buen día.

marco de Feltre dijo...

Excelente!!!
pero hay que darse cuenta que la invasión llegó siglos antes del 1492... donde la mujer tenia mucha más importancia.
Lean esta parte de mi independiente investigación.
1.2. Inconcebible que Europa haya podido ignorar hasta el siglo XVI nuestra existencia.
Las dudas sobre la veracidad de la versión oficial sobre el “descubrimento” de America, son las reaciones más logicas de los estudiosos de estos temas, como Laurette Séjourné en su libro “Pensamiento y religión en el México antiguo” de 1957 página 7 del capítulo El Imperio Azteca, La conquista de México así escribe: “Hoy nos parece inconcebible que Europa haya podido ignorar hasta el siglo XVI la existencia de una civilización como la que reinaba entonces en México desde hacía más de mil quinientos años. No menos inconcebible es la indiferencia de que dieron prueba los conquistadores hacía el universo que les fue dado sorprender. ... Cortéz… no dudará jamás de que se encuentra en presencia de un pueblo bárbaro cuyo único interés reside en su fabulosa riqueza. En ninguna parte de sus escritos manifesta la menor inquietud por comprender una realidad que condena irremisiblemente aun antes de acercarse a ella. Así, apenas nos permite percibirla, cuando ya la ha convertido en ruinas.”
Por lo que creo, puedan haber muchísimas personas que comparten conmigo estas dudas, pero obviamente sus investigaciones, búsquedas y resultados no han sido publicados o bien difundidos por las universidades, o mejor definida las fábricas del conocimiento. Universidades que se desarrollaron de las medievales escuelas monásticas y episcopales con función específica de la formación del clero. Son entonces instituciones de la misma Iglesia Católica que luego por 4 siglos con la Inquisición del Santo Oficio, se arrogaron el derecho de censurar otros conocimientos, etiquetándolo de herejía, con la gran hoguera de libros y personas. No puede entonces sorprender que con el pasar de los siglos, sus versiones se hayan vuelto verdades absolutas, y por eso todos creemos ciegamente que América se “descubrió” en 1492 y las otras versiones de la Academia Cristiana.