martes, 24 de febrero de 2015

LA PÉRDIDA DE LA LEGITIMIDAD EN OAXACA


 
El mundo está de cabeza. Los valores más negativos, "patinados" con mucha publicidad y sazonados con demagogia y cinismo, son los que “están moviendo”, no solo a México, sino a todo el mundo. Oaxaca entonces, no es la excepción.  Cada día la vida en la Ciudad de Oaxaca es más difícil, la otrora, “alta calidad de vida” que tuvimos, hoy está totalmente perdida. El área metropolitana es un infierno en todos los sentidos.
 

 
Más allá de los bloqueos, plantones, marchas, tomas, está la inseguridad, el desempleo y la pobreza. La zona metropolitana ha perdido el Estado de Derecho, aquí cada quien hace lo que le conviene y le da la gana, pasando por encima de la gente, las instituciones y las leyes. La zona metropolitana de Oaxaca se ha convertido en “tierra de nadie” y nadie hace nada por solucionar el problema.


Los funcionarios de los tres niveles están “muy ocupados” en sus asuntos políticos o en sus “negocios privados”, y los más avezados, con los dos al mismo tiempo, no estorban para que no los molesten. “Dejar hacer dejar pasar” y cada chango en su mecate, que la ciudad se hunda, “ese no es su problema”, como dijo Fox… “y yo por qué”.


La corrupción y la impunidad corren de la mano por todos lados. Nadie en verdad está haciendo algo cierto y verdadero, todos simulan que hacen, en la radio, con los espectaculares que inundan la ciudad, en la prensa, cantidades industriales de dinero mal habido se destinan a engañar al pueblo y “simular” que se trabaja. Cinismo delirante que solo “ellos” lo creen. No tienen ningún sentido crítico.


Sin embargo, tal vez la corrupción y la impunidad más peligrosa es la que “se ve en la calle”. En efecto, brutal y cínicamente, el ciudadano común está siendo lastimado y ofendido todos los días y a plena luz del día, de actitudes de grupos de poder, que han tomado la calle como botín de su propiedad, producto de su fuerza e impunidad.


No quiero sumarme al “coro de loros y chacales”, que en los medios locales permanentemente satanizan la lucha del magisterio. En vez de ser “informadores”, son “jueces sumarios” y por unos cuantos pesos venden su supuesta profesionalidad.


Lo cierto es que las cosas están tan mal en Oaxaca, que hasta la propia policía protesta por los niveles de injusticia social que padecemos todos y que favorece a unos cuantos.


Y ese es el punto, amable lector, la injusticia social se ha desbordado, justamente porque se ha perdido el Estado de Derecho. Esto es, “todos contra todos y todos juntos contra el pueblo”.


Cada quien y cada grupo luchando por su espacio de poder, legal e ilegal, exprimiendo al ciudadano desvalido, desinformado y tendenciosamente manipulado. Imponiendo la “Ley de Herodes” con su clásica justificación “el que no transa no avanza”.



“Así nos quieren, así nos necesitan” los partidos políticos, las empresas transaccionales, los funcionarios, los dueños del dinero.


Dos cosas, -como ejemplo-, llaman la atención de esta pérdida del respeto a las leyes, instituciones y autoridades, que representan a ojos de cualquier ciudadano, que aquí, existe solo LA LEY DEL MÁS FUERTE, alimentada por la corrupción y la impunidad.


Todos los puestos fijos (que no ambulantes) que trienio tras trienio están en las principales calles del centro histórico. Cada puesto es el resultado de la corrupción y la impunidad histórica municipal.
 
 
Qué valor moral puede tener una autoridad municipal para imponer una multa o una sanción, si a ojos vistas, entendemos que no pueden luchar contra la corrupción y la impunidad. Será que los trasgresores son más poderosos que el Honorable Ayuntamiento o será que los compran cada tres años?


El otro problema son “los trasgresores de la vialidad”, me refiero a los choferes de autobuses, taxis y sobre todo, colectivos foráneos, que hacen impunemente lo que ellos quieren de la vialidad. Se pasan los altos, rebasan por la derecha, juegan carreras, se paran en dónde quiera, etc., etc., etc.
 
 
Delante de las autoridades viales hacen lo que quieren y le demuestran a todo el pueblo que la ley, las instituciones y las autoridades “están pintadas”, que se pueden transgredir el Estado de Derecho sin que pase absolutamente nada.
 
 
El punto más dramático es que estos señores, diariamente ponen en riesgo, la vida y el patrimonio de los ciudadanos, y las autoridades no hacen nada por que respeten el reglamento vial.
 
 
Cuando un Estado no le interesa proteger la vida y el patrimonio de los ciudadanos PIERDE SU LEGITIMIDAD.
 

 


6 comentarios:

Joshua Beta Cihuaoquichtzin dijo...

La publicación es acertada y está equivocado al mismo tiempo...xD

En la ciudad de Oaxaca, o mejor dicho, "Rancho Oaxaca", jamás existió la "alta calidad de vida". Mi infancia transcurrió durante los años noventas y la primera década del siglo #21. De mis recuerdos, jamás vi esa calidad. Sólo vi un pueblo super-crecido con la intención de imitar las tierras chilangas fallidamente. Y ahora lo han convertido en una triste sucursal de la Ciudad de México, con ese espantoso caos vial, el desorden, la gente con su indiferencia y sus groserías y vulgaridades (El D.F. ha de estar peor, seguramente, tratando de imitar en todo a Nueva York), pero mucho más amontonado y más jodido... :(

El problema del desempleo, la culpa la tiene la forma de pensar tan cerrada, recelosa y ambiciosa del mexicano promedio, que cuando alguien quiere un verdadero puesto de trabajo (no porquerías), le piden tres mil copias de papeles ridículos, experiencia de muchos años y ser de 18 a 23 años. Uno se gana los puestos si "se mocha", si no, no. Y de no encontrarse nada, uno tiene que conformarse con sobras, basura, trabajos o vergonzosos o deshonestos, de ésos que están para llorar por culpa de los miserables sueldos, el horrible ambiente de trabajo y sin esperanza alguna de poder renunciar, ya que la misma necesidad lo impide. O en el peor de los casos, volverse parte del comercio informal que ni nos beneficia ni nos perjudica, sino todo lo contrario. Los informales no contratan sino a sus amigos y a sus parientes (porque el mexicano tiene que "sentirse en confianza" para todo; típico mexicano inseguro que por sí mismo no la hace). Por eso no tengo trabajo :(

¿Saben porqué los políticos, como el resto de mexicanos (y yo también), odian involucrarse? ¡Porque el mexicano es flojo y quiere que todo se lo resuelvan inmediatamente y de gratis! Los maestros cobran sin trabajar, y los que trabajan son los pobres tipos condenados al exilio en algún pueblo muerto-de-hambre por culpa de la gente de los sindicatos (Coordinadora, en este caso) que no deja avanzar sino al "amigo", al "cuate", al pariente o al que marche o que se moche (porque así es el mexicano; parece que nace corrupto ya). Todo el mundo quiere dinero pero nadie quiere trabajar, y nadie quiere trabajar aunque se le pague lo suficiente. Esto lo saben los políticos, pero no conocen la causa. Los mexicanos se la viven pensando en San Viernes y en los fines de semana porque odian su trabajo. Si la gente conociera su verdadera vocación, le valdría gorro la cantidad que cobre y amaría su trabajo. Tanto así, que siempre habría producción (es crisis de productividad en la industria y en el comercio)... :(

Eso es obvio. Desde chico se le enseña a uno que uno debe tenerlo todo fácil a toda costa, que trabajar es aburrido y que luchar por lo que uno quiere es patético. Por eso hay corrupción. La gente quiere comodidades, y por eso mismo complica la vida de otras personas. A la gente se le inculca la flojera, la pereza, la desidia y por consiguiente a ser corrupto y vendido. Por eso es un cuento de nunca acabar...xD

Joshua Beta Cihuaoquichtzin dijo...



Los chismosos por cobrar y los metiches a sueldo que hoy llaman reporteros lo son resignadamente porque en este país sólo existen dos televisoras. Esto lo sabe el gobierno: La televisión del gobierno (Canal Once, Canal 22, C.O.R.T.V., Canal Judicial, Canal del Congreso, etc.) no le gusta a nadie porque es aburrida. El radio - vendido, igual, además de letalmente aburrido por no tener imagen - es obsoleto y por eso sólo lo oyen los viejos y los pobres que no pueden comprar un receptor de televisión. Y el internet es de chamacos, y como este país es de adultos no-tan-viejos (que le tienen miedo a la tecnología), pues... Saben los reporteros que si hablan con la verdad serían despedidos en el mejor de los casos, y boletinados por revoltosos. En el peor, serían asesinados. Por un lado los que tienen el dinero y el poder quieren que se diga tal o cual a favor de ellos, y por el otro a la gente no le interesa saber la verdad. Sólo quiere algo con qué alimentar su morbo (porque así han educado la televisión y el gobierno a la gente, y eso es en todo el mundo). Y por eso esto pasa... :(

Lo sé. Si no, ¿porqué estaría el I.F.E. y todas esas ridículas dependencias del gobierno en crisis? Aquí ya nadie le cree a nadie. Y eso es normal. El escepticismo es el estado natural del ser humano civilizado...xD

El ciudadano también tiene lo suyo. Siempre dando "lo de la torta" cuando se estaciona en doble fila porque se le hizo tarde (lo cual es normal en el mexicano, que todo lo hace al último y en el último momento), por ejemplo... :P

La policía protestó por algo equivocado que alguien dijo. Los policías creyeron el error...xD

Si de veras no hubiera esa cosa que llaman "Estado de Derecho", habría guerra civil. Simple y sencillamente la gente es quejumbrosa por dinero...xD

La ley de Herodes se impone desde las escuelas, cuando los niños enfrentan el "bullying" todos los días... :(
Y es peor porque los padres y la televisión les enseñan a los niños a vengarse de todo lo que les hacen... :(

Lo sé. Así les conviene, porque así crean más crisis para que ellos salgan ganando...xD

Eso de la ley del más chipotludo (no es el más fuerte, sino el que mejor se adapta y sabe aprovecharse de todo esto quien la hace; es la ley de la selección natural en nuestra contra) es porque así se ha permitido y porque así se le inculca a la gente, desde el más pobre e ignorante hasta el más rico y culto. No se le ha permitido explorar otra visión de la vida, además que como se le inculca el ser perezoso, le da flojera estudiar otros modos de vida posibles..xD

También los informales se mochan para seguir operando. Si no, ya los habrían quitado...xD

Eso es obvio. Esos choferes no son sino una bola de flojos. Por eso hay tanto taxi y tanto camión. Y aparte de perezosos, son indiferentes y vulgares. No se puede esperar nada de alguien así...xD

Las autoridades... Es ingenuo creer en la autoridad. Muchas veces los choferes son amigos o parientes de las autoridades. Ya sabe usted qué tan importante es la familia y el amigo para el mexicano. Eso, si no se mocharon los taxistas o los choferes primero... :P

Un gobierno!! Se dice gobierno!! el Estado es la bola de burócratas inútiles sentados detrás de sus desordenados escritorios todo el día. Ellos son los más corruptos que existen. Todos los odiamos...xD

Manuel Jesús Rosado Sarmiento dijo...

Ciertamente, como expone Guillermo Marín, en México estamos cada vez mas lejos de los principios que deben regir a un Estado, pero esto acabará cundo la ciudadanía despierte, tome conciencia de que todo poder dimana del pueblo y ella misma se empodere para sanear todo México, y para no caer en lo mismo que nos ha llevado al estado de terror actual, tenemos que apoyarnos en la sabiduría ancestral plasmada en la Toltecayotl.

Anónimo dijo...

Muy buen artículo profe. Marín, nosotros nos tenemos que manifestar porque las autoridades no nos escuchan o acuerdan y no cumplen, porque a final de cuentas no es una lucha por un modelo educativo, sino por un modelo de explotación laboral, los profesores de la CENTE somos el último reducto de lucha por los trabajadores de México, ya acabaron con todos los sindicatos. Si hacemos plantones, entiendan, no es por nuestro gusto, con el gobierno tiene uno que gritar muy fuerte para que nos escuchen, pregúntenle a los policías del Estado. Joshua... Oaxaca no empezó a existir cuando naciste :-) Animoso anónimo.

Anónimo dijo...

solo los que vivimos en este infierno sabemos de que color y cuanto quema este dolor

Anónimo dijo...

Profe Marín, muy bien descrito este lacerante problema de Oaxaca, solo que le faltó mencionar a los irresponsables moto taxis, que son más temerarios que los choferes de colectivos, solo que ellos llevan a la gente sin protección y son los que menos respetan las reglas del la vialidad.