domingo, 9 de abril de 2017

LOS GACHUPINES DE ESPAÑA Y DE MÉXICO.

Las desafortunadas declaraciones del Presidente de Radio y Televisión Española, nos demuestran varias cosas. 
La primera, es el bajo nivel cultural de los funcionarios españoles, pero al lado de Trump y Peña Nieto, parece que “el Mercado”, ahora “así los quiere, así los necesita”.
El Segundo punto, nos demuestra que la ideología franquista, de derecha retrograda, sigue en el poder en España. 
En tercer lugar, se puede observar que algunos españoles, “se quedaron en las dudosas glorias del Siglo XVI”. 
Y, finalmente, se observa el poder de la iglesia católica en la vida política y la conciencia de ser de la nación española. 
Porque cuando el funcionario español afirma que, “el nacimiento de Cristo y la invasión a nuestro continente, son los dos hechos más importantes de la historia de la humanidad”, nos demuestran la ignorancia y el fanatismo de algunos españoles en el poder, por supuesto, -por fortuna-, no todo el pueblo.
La ignorancia, no solo de quiénes eran los mexicas, que no “aztecas”, -y, sobre todo-, la ignorancia de no saber qué hicieron los españoles en América en tres siglos de Colonia, en donde por el robo, la explotación, el holocausto (la muerte de más de cien millones en los primeros cien años) 
y el epistemicidio (la destrucción de la sabiduría y el conocimiento de una de las civilizaciones más avanzadas de la humanidad), la paupérrima Europa, se capitalizó e inició el capitalismo; y lo siguen haciéndolo hasta nuestros días. 
España tiene una inversión de 57 mil millones de dólares en México, y todos sabemos que esas “inversiones” son depredadoras y en algunos casos, fraudulentas.
Este pobre hombre, que a lo mejor solo ha leído un libro en su vida (La Biblia), no sabe que los musulmanes invadieron la península ibérica ocho siglos, y no tres, como ellos a nosotros. 
No sabe, que los musulmanes, respetaron las religiones que existían en Iberia, como eran los arrios, los católicos, los judíos y las religiones originarias. Jamás trataron de imponer con la fuerza y la cimitarra a Alá. 
Y seguramente no sabe que, antes de la llegada del islam, los pueblos de la península eran bastante barbaros y salvajes, que fue, gracias al desarrollo de la ciencia y el comercio por los árabes, que el Sur de la península, en su momento, junto con Bagdad, eran los lugares más avanzados del continente Euroasiatico-africano.
Gente ignorante como el Sr. José Antonio Sánchez, puede llegar a comparar a los mexicas con los nazis, e ignorar, que Francisco Franco, el dictador español, fue aliado de Adolfo Hitler y del ejercito nazi. 
Que recibió la ayuda militar para bombardear y derrotar al pueblo español, para derrocar a la República democráticamente constituida e implantar una dictadura fascista de cuarenta años en España.  
Habla de un “imperio”, donde existió una confederación conocida como La Triple Alianza, es cómo decir, "el califato de Inglaterra", es un craso error.  
Confunde a los mexicas con los imaginarios e inexistentes aztecas. 
Cree que la corona española fue movida por un divino y santo impulso de “evangelizar y civilizar”, es decir, imponer con el asesinato y el robo, una religión trastocada de Medio Oriente y un sistema económico explotador, es otro error. 
Destruir, una religión originaria que tenía más de cinco mil años e imponer violentamente un nueva religión, porque debe recordarse que fue hasta 1492, 
cuando Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, se auto proclaman “reyes católicos”, por la razón que en la península, gran parte de la gente, por siglos, profesaba otras religiones, por lo cual, el que no fuera católico, se veía en la necesidad de abandonar la península con lo que llevaba puesto.
Lo que es inadmisible, es que, en México, muchas personas se creen españolas, aunque tengan 13 generaciones de vivir en el país. 
Esta gente, en muchos casos, piensa igual o peor que el pobre Sr. Sánchez. 
Presumen “su pasaporte” español, desprecian la tierra que les dio asilo, explotan despiadadamente a la gente originaria que los ha hecho ricos, sea porque trabajan para ellos, o sea que les compran sus mercaderías o usan sus servicios. 
Esta gente es más despreciable que el tal Sr. Sánchez, porque no son, ni españoles ni mexicanos, ni de aquí ni de allá, son descastados, bastardos. 
En España los apodan con desprecio “indianos” y aquí, no los quieren por “gachupines” (porque le chupan la sangre al pueblo). 
La ignorancia y el fanatismo, como los del dicho Sr. Sánchez, son el azote de la humanidad. 
Descolonizar es dignificar. 

Visite www.toltecayotl.org   

1 comentario:

Joshua Beta dijo...

Es muy simple: Son españoles. xD

Ni en sentido sincrónico ni en sentido diacrónico, España, hablando en términos de "étnicamente españoles", han dado señales de inteligencia. Por eso están en el límite entre el primer mundo y el tercero. xD