lunes, 5 de enero de 2015

POR UNA VERDADERA FERIA DEL LIBRO EN OAXACA


La Feria del Libro ha sido una institución, en donde los oaxaqueños estaban acostumbrados a tener grandes ofertas y descuentos para comprar sus libros anualmente. El mayor número de participantes eran los propios libreros de Oaxaca y venían algunas librerías del DF y unas cuantas casas editoriales. Era una verdadera fiesta local en la que la gente se hacía de sus libros de manera económica.
 
En efecto, la Feria del Libro nació hace 34 años por lo esfuerzos entusiastas de La Unión de Libreros de Oaxaca que durante 24 años, con el mínimo apoyo, lograron una feria muy decorosa en donde la gente adquiría buenos libros con un excelente descuento y donde los escritores oaxaqueños eran promovidos.
 
 
Sin embargo, el trabajo de Don Rafael García Pinacho, el recordado Profesor Ventura López y los libreros oaxaqueños, fue desplazado y la Proveedora Escolar fue quien se apropió de la feria. Y este es el punto, amable lector, la feria es un fraude porque ahora se dice “internacional”, -y en esencia-, sigue exactamente igual o peor, que la que tenían los libreros de Oaxaca. Igual, porque no se hace en un lugar digno de “una feria internacional”, como la de Guadalajara, Monterrey o el DF.
 
 
Por el contrario, ahora está peor porque se hace entre “chachacualeros”, basura y “vendedores circulantes”. Es un fraude porque se anuncia que “vienen las editoriales”, -y la verdad-, los puestos están atendidos por personal de la Proveedora con la apariencia que es la editorial, pero las empresas no están presentes ni traen ofertas.
 
 
No vienen las universidades del país, no hay suficiente espacio y menos espacios dignos para una supuesta feria internacional. Ahora los libros están al mismo precio que en las librerías y los libreros foráneos traen cerros de “libros chatarra” que no ayudan en nada a elevar el nivel cultural y de información de los lectores.
 
El costo es de once mil pesos por unos pocos metros para los expositores, no hay baños y no existe un sistema de seguridad, ni de urgencias. La mayor parte del espacio lo ocupa la Proveedora, pareciera que es “la feria de la Proveedora” y no una feria internacional. El hecho que vengan los amigos extranjeros de Leonardo Da Jandra, no hace a la feria “internacional”.
 
 
Una feria internacional como la de Guadalajara arroja estos números para dimensionarla: Estadísticas de la FIL (Guadalajara) en la edición XXVII del 2013: 750,987 personas público visitante, Participación de 1932 Editoriales y 656 Escritores, 193 Actividades artísticas y musicales, 14 premios entregados, El evento tuvo un costo de 80 mdp y recaudo 83 mdp.
 
Oaxaca se merece una verdadera feria internacional, para ello se requiere la voluntad política del Gobierno del Estado, la participación de todas las universidades del estado, centros de investigación, la Secretarias de las Culturas y las Artes, y la de Economía y Turismo. Debe tener un objetivo específico, no el de la Proveedora y su editorial Almadía. Por ejemplo, enfocarse al mercado centroamericano y que las editoriales del país, efectivamente vengan para contactarse con éste mercado.
 
 
No debe ser una copia de las ferias de Guadalajara, Monterrey y el DF, bebe poseer su propia personalidad. Podría tener su especialidad, por ejemplo, en libros de arte y cada año tener un tema específico, como: fotografía, artes plásticas, música, danza, etc. Podrían ofrecerse cursos y talleres con prestigiados maestros. Convocar a varios premios nacionales con el CNCA, la ANUIES, UNESCO, OEA, etc. Pero también podría ser dedicada a Pueblos Originarios del Mundo, Arte Popular del Mundo, Arte Culinario del Mundo.
 
A falta de un recinto digno como un centro de convenciones, se debe pensar con mayor creatividad y salirse de la “minúscula mentalidad” de “todas las actividades de Oaxaca llevarlas al zócalo”. Para crecer, se debe pensar no solo en toda la ciudad, sino en poblaciones de los Valles Centrales.
 
 
Para que Oaxaca crezca, se debe pensar en una “zona cultural metropolitana” que incluya a poblaciones como Cuilapan, donde existe un exconvento desaprovechado y un espacio muy amplio para empezar a edificar un verdadero centro de convenciones. Se debe de pensar en grande y a largo plazo. Dejar de "tomarle el pelo" a los oaxaqueños.
 
Oaxaca, los oaxaqueños y la Cultura de Oaxaca se merecen una verdadera feria internacional del libro y dejar la mentalidad "super-chachcaualera". La responsabilidad recae en el Gobierno del Estado y la Secretaría de las Culturas y las Artes, no puede y no se debe dejar tan solo la responsabilidad a la iniciativa privada. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La proveedora ha destruido todo el trabajo del profe. ventura y han corrido a la mayoría de los buenos trabajadores que fundaron la empresa. Ahora solo tienen una visión comercial solo les interesa el dinero.

Joshua Beta Cihuaoquichtzin dijo...

Todo es comercial hoy en día. Si no, ¿de qué vamos a vivir? Nada es regalado. Todo cuesta... :(

Yo recuerdo, cuando era chiquito, que la feria del libro era normalmente de cuatro a diez puestitos diminutos donde conseguía libros legendarios y hasta verdaderas obras de arte a precios de remate (y muchos de los que iban a vender ni siquiera tenían idea del valor comercial de los libros que llevaban, ya que es típico del mexicano y en especial del oaxaqueño el no saber cuánto vale lo que posee o por lo menos qué posee, sea por ignorancia o por negligencia)...xD

De no ser por Proveedora Escolar (que, por cierto, cuando quiero buscar material en verdad raro - porque yo dibujo y escribo - usado sólo por profesionales, o no lo manejan o no lo conocen o según ellos "ya no existe"), la feria del libro seguiría siendo de cuatro a diez mini puestitos con pinta de "vendedores ambulantes" donde todo está tirado y no se paran ni las moscas (el mexicano no lee porque la cultura nativa de la cual desciende "hacía dibujitos", razón por la cual aquí se prefiere a la televisión y al cine por encima de la literatura; está en el subconsciente colectivo del mexicano promedio aprender con dibujitos a manera de historieta, y esto lo saben las televisoras de una u otra forma y desafortunadamente las historietas educativas no pueden ni podrán nunca reemplazar la televisión, ni mucho menos al internet, porque la cultura invasora que se vino a meter en ese entonces al país era la más iletrada de toda Europa, ya que la corona española corrió o mató a sus sabios musulmanes y a sus ricos comerciantes musulmanes, por lo que quedó en crisis, cosa que hace el mexicano hoy en día de manera parecida con el universitario, el cual debe huir para buscar oportunidades porque en su país "no se sabe qué es eso" y no le interesa aprender otra cosa que no esté relacionado con sexo, "regar la milpita" o hacerse rico, listo y guapo aunque sea de manera ilusoria a través de la telenovela, el futbol, la "chela" y esas cosas)...xD

Si yo tuviera el recurso y la posibilidad de estar a cargo de la feria del libro, yo sí sabría qué hacer y cómo hacerlo para dejar una verdadera buena impresión en la mente del oaxaqueño promedio, y lograría que por lo menos uno se interese en la lectura o hasta en la escritura...xD