sábado, 29 de agosto de 2015

LA MATRIA vs. LA PATRIA, para iniciar el mes de la Patria.


Desde 1519 en estas tierras se libra una feroz lucha de dos fuerzas en conflicto.
Los que llegaron a invadir, matar, robar, explotar y depredar.
 
Y los que se han defendido de esta ocupación criminal.
Las personas ignorantes creen cómodamente que el pasado, “ha pasado”, y que no tiene nada que ver con el presente y mucho menos con el futuro.
Durante los primeros tres siglos de la ocupación se favoreció a España y a los gachupines.

En los dos siglos posteriores se han favorecido las naciones europeas, E.U. y los criollos.
Actualmente el 10% de la población más rica (criollos) poseen casi el 50% de la riqueza nacional, estos son, los que sus antepasados crearon en 1821 la Patria, “de ellos y para ellos” y que han seguido llegando a hacer “la América”.
Del otro lado están los hijos de la Matria, nacida en el sexto milenio a.C., y sus descendientes poseen sólo el uno por ciento de la riqueza nacional.
Como puede ver usted, amable lector, no es “ciencia ficción o literatura” a lo que me estoy refiriendo.

La Patria fue creada por un puñado de “iluminados y visionarios criollos”, que querían quitarle el poder a España y a los gachupines, para ello usaron a los pueblos anahuacas y al final los traicionaron.


La Patria sería de ellos y para ellos solamente.

Para la Patria las ideas se importan del extranjero.

El problema es que los victoriosos criollos se dividieron en dos bandos que han estado pelando hasta nuestros días, desde conservadores vs. liberales, hasta panistas vs. priístas, es decir, pro Europa o pro E.U.


El más remoto origen de la Patria es la invasión que inició Hernán Cortés y sus secuaces, quienes destruyeron las milenarias leyes, autoridades e instituciones del Anáhuac y en su lugar pusieron leyes, autoridades e instituciones coloniales, que de una u otra forma, siguen vigentes hasta nuestros días. 

Existe, en esencia, muy poca diferencia entre Cortés y Carlos Slim.

Cortés llegó pobre y se volvió el hombre más rico de España.

El padre de Slim llegó en 1902, pobre al país y su hijo es el hombre más rico de México.

La forma con la cual han hecho sus fortunas, no solo estos dos personajes, sino casi todos en estos 500 años, es exactamente la misma.


Es la corrupción, el abuso, la impunidad, la ilegalidad, el soborno, la influencia, las “amistades y compadrazgos”, lo que hacen los milagros económicos y las fortunas en este país.

La Patria es entonces una “posesión”, un botín de un pequeño grupo de familias que tiene las leyes, las instituciones y las autoridades a su servicio.

Desde 1821 el proyecto de “los hombres de la Patria”, es invitar a capitales extranjeros a venir a invertir en “su Patria”, ellos ponen la mano de obra, casi en calidad de esclava y los recursos naturales para su depredación irracional, todo esto a cambio de “treinta monedas de plata”. 


El Estado neocolonial criollo se ha caracterizado en estos dos siglos de ser ineptos, corruptos y deshumanizados con el pueblo.


No solo Santa Anna es el ejemplo de esta “estirpe”, ahí están, Salinas, Fox, Calderón y ahora Peña.
En medio de sus estrepitosos fracasos económicos, políticos y sociales, cada año hunden más a “su país” en la miseria y en el caos.

Pero ellos siempre, con los medios masivos y las armas, imponen “su verdad oficial” de que el país “está saliendo de la eterna crisis”, y que su gobierno está haciendo más que el pasado.

El nivel de su corrupción ha llegado a niveles verdaderamente intolerables, poniendo “a su país”, a nivel mundial como un “Estado fallido”.

El Estado criollo neocolonial, el día de hoy, no puede garantizar la seguridad, la propiedad privada y la libertad, no solo del pueblo, sino la de ellos mismos, quienes tienen que vivir en fortalezas, rodeados de ejércitos que los protegen de sus propios errores e injusticias, por lo cual tienen que mandar a sus hijos en helicóptero a la escuela.


La deshumanización en contra de los hijos de la Matria, -los herederos de la Civilización Madre-, ha sido un crimen de lesa humanidad.

No solo en las haciendas o fábricas del porfiriato; actualmente el salario mínimo es el más bajo de la OCDE y “la Patria” es la 14ª economía del mundo.

Las reformas del Presidente Nieto son un fracaso, porque están mal pensadas, porque benefician sólo a una elite y porque están pesimamente implementadas, hundidas en la corrupción.

Pero sobre todo, porque no toman en cuenta a la Matria y la perjudican.  

Como la “Guerra de Calderón” y demás proyectos sexenales se irán al basurero de la historia y ellos, a refugiarse a E.U.

Pero el punto es que “estas reformas” son la renuncia TOTAL a la soberanía, la libertad y la independencia de “la Patria,…la de ellos”. 

Para iniciar el mes de la Patria.


4 comentarios:

Joshua Beta Cihuaoquichtzin dijo...

Desgraciadamente, es cierto. México ES corrupción. Empezando con quien busca al amigo para que le haga un favor hasta las barbaridades que se hacen en el gobierno y en las empresas privadas. Empezando con el que aparte lugar para 10 o 15 gentes en el centro de salud de un pueblo hasta los presidentes que ponen a todos sus amigos en puestos importantes. Eso me deja bien clara una cosa: El mexicano no sabe hacer las cosas por sí mismo y depende demasiado de otros porque se siente inseguro en extremo. Por eso busca desesperadamente al extranjero que le resuelva la vida, y se inclina ante él. Por eso mismo odia y desprecia a su propia gente, que para desgracia de ésta y suya (de sí mismo) es igual de inepta e insegura psicológicamente. Esto es un cuento de nunca acabar... :(

Anónimo dijo...

En este país todos los morenitos somos "mugrositos muertos de hambre" al servicio de la gente blanca y extranjera que tienen todo el billetote y a nosotros solo nos echan los desperdicios y las tortillas duras para que nos matemos por comer. Anonimus anónimo

Anónimo dijo...

Es verdad esta reflexión. México es propiedad de los intereses del imperio yankee , asi como de un puñado de nefastisimos extranjeros avecindados.Ante tanta arbitrariedad y ante tan pesada opresión urge cada vez mas algo nuevo y temible para los enemigos del Anáhuac. Respeto al autor con respecto a su creencia en la no violencia , la paz y la comprensión. Pero las alternativas pronto se agotaran. El pueblo tiene que abandonar viejas mentalidades victimistas , agachonas y de resignación estúpida. El gobierno criollo neocolonial no es tan fuerte como se supone, ni es tan astuto para silenciar ni impedir lo que es inevitable. Creamos. Creamos en que esto puede cambiar; creamos en que la noche tiene que terminar ya. Creamos que podemos. Por que podemos. No necesitamos creer mas en resignación ni en sentirnos débiles, inferiores. Como pueblo tenemos ante nosotros un reto muy grande , inmenso, el cual consiste en reconstruir nuestra civilización y nuestro país; debemos volver al siglo XVI cuando dejamos de ser dueños de nuestro propio destino. Ese es nuestro destino, la lucha definitiva para recuperar lo nuestro y resurgir como una nación propia , auto determinada y poderosa no como la burla que somos ahora. No será fácil, pero... ¿cuando las luchas de los grandes pueblos han sido fáciles? Ni la Rusia soviética , ni el Vietnam ni China tuvieron un día de campo para recuperarse de las garras de sus victimarios. Debemos prepararnos para los tiempos que vienen , debemos estar conscientes que si queremos ser libres y dueños de nuestra tierra tenderemos que hacer cosas muy duras. El mexicano medio tiene que saber que hay hombres que no se agachan ni se callan ni se rinden ante México y su ejercito de ocupación, paradójicamente formado por gente del mismo pueblo, pero que en vez de ayudar al país ayudan a sus amos como fieles perros. Sera inevitable lo que viene. Ya va siendo la hora de que los criollos y sus aliados sientan el terror como lo siente nuestra pobre gente. Estamos hartos de tener que perder siempre, de ser los malditos vencidos, los hijos de la chingada. Hemos perdido el miedo. Mexico es una broma. Y sus perros de combate también. Y lo verán.Lo haremos.

Anónimo dijo...

Como dice el profe. Marín, no es la violencia y la lucha armada, es la lucha interior llamada por nuestros antepasados guerra florida. Primero tenemos que cambiar interiormente, de no hacerlo, cuando se logra el poder por la violencia se convierte tarde o temprano en aquello por lo que se combatió. La violencia solo le conviene a los violentos y los violentos son los que tienen el poder. Martín