jueves, 17 de enero de 2008

ANA GUEVARA…"Prefiero molestar con la verdad que complacer con las mentiras", -Un grito en la oscuridad que nadie quiso oír-


Cuando un ser humano llega a lo más alto de sus metas, y estás son de carácter internacional, y son el ejemplo, el símbolo y la esperanza de un país. Este ser humano merece todo el reconocimiento y respeto de su pueblo.


Ana Guevara llegó a ser una de las mejores velocistas en los círculos internacionales del deporte de alto rendimiento y el dio gloria a México. La crema de la crema del deporte en el mundo. Esto no lo logró por pertenecer a un partido político o a una mafia, que no es lo mismo pero es igual. Tampoco porque haya sido amiga, pariente o recomendada de el Presidente del Comité Olímpico Internacional. No fue así.


Ana Guevara forjó su leyenda en base a su RESPOSABILIDAD, DISCIPLINA, FUERZA INTERNA Y CONVICCIÓN DE SER Y TRASCENDER. La lucha diaria contra la inercia de la materia, contra la mediocridad, contra nuestras debilidades y nuestros vicios (todos humanos). Así, cada día la deportista entrenó concienzudamente, hasta la última gota de energía. Es decir, que Ana Guevara no es un símbolo para la juventud y el pueblo…porque “corriera rápido”. Sino porque ella se ESFORZÓ más allá de los límites comunes y dio lo mejor de sí misma. Ese es el valor de Ana Guevara.


Las declaraciones de Ana Guevara sobre la irresponsabilidad, simulación y corrupción en la dirección del deporte nacional, en las que hace público lo que todos sabemos y que por desgracia, no solo pasa en el deporte, sino en todos los sectores del gobierno. Es decir, la falta de compromiso y honestidad de los responsables y dirigentes, que por mantener el puesto, se hacen cómplices de una cadena de corrupción, que viene de mucho tiempo atrás, desde lo más profundo y de lo más alto del Sistema.


Ana Guevara creyó en las mentiras de quienes le dijeron que “por fin el deporte cambiaría” (permanentes mentiras sexenales). Desde Hernán Cortés hasta Felipe Calderón, nada en verdad puede cambiar en “El Sistema Colonial de explotación” al pueblo, todo esta atado y bien atado.


La sonorense tocó las puertas de Los Pinos, las de la calle de Argentina y todas las demás. Y en todas le dijeron…”esperarte tantito”, “mejor no le muevas”, “no te arriesgues”. Como gente comprometida, Guevara deseaba mejorar el sistema para que diera mejores resultados, no para ella, sino para los que vienen atrás de ella. Y este es el punto amable lector. Ana Guevara podía fundirse con la corrupción e igual que Carlos Hermosillo, ser parte de la comparsa y tener un “pedacito del pastel”, con toda la gloria, la fama y el dinero que deja la complicidad y la simulación en el “sistema”. Pero Guevara fue fiel a sí misma y a “su sistema”, en el que el “alto rendimiento” no hace negocios con la corrupción. Precisamente por ser ella una campeona entre las campeonas a nivel internacional, por tener la fuerza interna, el valor y la honestidad renunció y prefirió molestar con la verdad que complacer con las mentiras". No podía ser de otra manera, se retiró como los grandes y nos dio su última hazaña, DECRI LA VERDAD EN UN SISTEMA DE SIMULADORES Y MENTIROSOS.


Colofón. ¿Qué hizo la televisión? Después que declaró en vivo ante un noticiero matutino de televisa que en este país no lo interesa el deporte a nadie, incluyendo al presidente y la secretaria de la SEP. Minimizó la declaración y la renuncia. Como dice Carlos Monisvaes “lo que no pasa en la TV no pasa en este país”. En el noticiero estelar de la noche, pasaron la nota a la sección deportiva, en la que de una manera muy sucia se dijo que “ella había sido grande”, “una gran pérdida para el deporte nacional” y una lástima… sus “alocadas” declaraciones. La reina ha muerto. Viva la reina, el chow tiene que continuar. Se seguirá engañando y embruteciendo cada dos años al enajenado pueblo con las olimpiadas y el campeonato mundial de fútbol, haciéndolo creer que, con los dirigentes y los “deportistas” sujetos a este corrupto sistema simulador…se podrá ganar. Más nada.


Y el grito de justicia que dio Ana Guevara en la oscuridad de esta cinco centenaria noche de corrupción…habrá servido de algo, alguien lo habrá escuchado, habrá movido a alguna conciencia, será un ejemplo para, no solo los deportistas, sino para todas aquellas personas que queremos un país más justo y humano. En donde los que gobiernan “manden obedeciendo”. En el que el bien común este por encima del interés privado. En el que se acaben los privilegios y los abusos de quienes tienen el dinero. En el que se defiendan los intereses de la nación y del pueblo, frente a los grandes capitales financieros y las supra empresas trasnacionales.


Ana Guevara nos ha legado un ejemplo de valor, coraje y honestidad. Materia prima con la que debemos construir una sociedad más equitativa, con iguales oportunidades para todos y con un alto contenido de responsabilidad social e histórica. Gracias Ana Guevara, con personas como tú, necesitamos reconstruir nuestra nación.

1 comentario:

javier fuentes valdivieso dijo...

javier fuentes valdivieso javierfuentes_v@hotmail.com
MUY BUENA NOTA SOBRE ANA GUEVARA. NOS SIRVE EN OAXACA. FELICIDADES.